¿Te cuento un cuento? La importancia del Storytelling en comunicación

 

¿A quién no le gustan los cuentos? Da igual la edad que tengas. Una buena historia nos engancha a todos y eso es algo que, en comunicación corporativa, hay que tener muy presente si queremos atraer la atención, generar engagement y enamorar a nuestro target.

Un buen discurso aporta credibilidad, valor y nos conecta con nuestro público objetivo, pero para ello es imprescindible hacer un trabajo previo de investigación. Es importante conocer los gustos, miedos, necesidades y deseos de las personas a las que vamos a dirigirnos. Sólo así podremos crear un relato que los enganche a la marca y al narrador, una historia nunca será un éxito si la persona encargada de transmitirla no conecta con el público.

En Agenciasdecomunicacion.org a veces nos preguntan si una empresa consolidada puede crear un nuevo relato o ya es tarde para ella. ¡Nunca es tarde para hablar con nuestros clientes! Simplemente que el proceso será algo diferente ya que la nueva narración no puede ser discordante respecto a la anterior, deben mantener un nexo de unión porque sino su relación con el target podría verse afectada, generar desconfianza y apártalo de la compañía. Ningún público entenderá nunca un cambio muy radical, a no ser que se le explique muy bien por tierra, mar y aire, pero eso ya sería tema para otro post.

 

Lee también: Storytelling: todo el mundo habla de él, pero pocos saben qué es

 

En casos así, nosotros siempre  apostamos porque la creatividad vaya de la mano de la coherencia, tanto en los mensajes internos como en los externos; pero sin duda la estrella del relato debe de ser un contenido de interés. No podemos ofrecer un cuento lleno de paja y, por eso, el encargado de crearlo debe de ser una persona que conozca a la perfección la historia, los valores y el plan de negocio de la marca, así como los intereses de su público. Sólo con una visión global de la empresa se puede crear un argumento sólido, interesante y que vaya en línea a los objetivos de la compañía.

Una vez tengamos esté la hoja de ruta fijada, llegará el momento de hacer atractivo el documento, de estructurar los argumentos y, muy importante hoy en día por no decir imprescindible, establecer cómo y por qué canales se va a difundir la historia.  Actualmente contamos con vídeos, blogs, intranet, infografías, newsletters, medios de comunicación…  la lista de soportes es larguísima y en función de los elegidos se deberá adaptar el relato de una manera u otra. ¿Cómo elegir soporte? Pues irá en función del perfil del público al que se va a dirigir. Hay que ver qué productos consumen y cómo se produce este consumo.

Como veis crear un storytelling para una marca no es una tarea sencilla. Implica la investigación del mercado, el conocimiento de la empresa, una buena dosis de creatividad, el dominio de herramientas on y offline, etc.  Pero sin duda todo este esfuerzo valdrá la pena si se logra transmitir con éxito los valores empresariales al público de interés, ya que a cambio estas personas confiarán en la compañía, se la creerán, apostaran por ella, la recomendarán y podremos decir que la empresa habrá conseguido aquello que anhelan todas y que sólo unas pocas consiguen: haberse convertido en una lovemark.

 

Lea además:

Las redes sociales, el mejor canal para el storytelling

Snapchat es el nuevo Facebook y bienvenido storydoing. ¿Estamos locos?

Retos en comunicación empresarial para el 2018

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *