Fideliza a través de una comunicación personalizada y basada en las emociones

chrome-103695_640Las nuevas herramientas sociales permiten a las empresas segmentar a su público y dirigirles acciones personalizadas en función de sus intereses, necesidades y demandas. Sin duda aplicar este tipo de estrategias exige a las marcas un esfuerzo de observación y escucha que viene recompensando con una mejorara de la fidelización.

 
En este punto las agencias de comunicación explican que personalizar la comunicación permite captar la atención de los consumidores y robarles algo muy valioso: su tiempo. Según los expertos, antes las campañas se centraban en destacar las bondades de los productos y servicios y ahora todo esto ha cambiado, porque lo que se busca es crear experiencias positivas en los clientes para que las compartan en las redes sociales y multiplicar su éxito.

 
Competencia
Cada día surgen nuevas marcas y el mercado se atomiza más, algo que hace que sea más difícil destacar. Por ello el primer objetivo de toda acción de marketing y comunicación es satisfacer a su target y conseguir que repita. Sólo de esta manera se logra estrechar lazos con los clientes y motivarles para que recomienden a una determinada marca entre su círculo de amigos.

 
Un consumidor satisfecho abre muchas puertas y dependiendo de su perfil y radio de influencia puede convertirse en un aliado para las marcas a la hora de promocionarse.

 
Escucha
El entorno digital permite a las compañías acercarse a su público objetivo, lo que no quiere decir que una empresa tenga que tener una base tecnológica para realizar acciones efectivas en social media. Cualquier empresa puede personalizar sus acciones de comunicación online con un buen asesoramiento, así lo destacan las agencias de comunicación que recuerdan que no sólo las pequeñas empresas ven con cierto temor el auge de internet, sino que son muchas las marcas tradicionales que ven con recelo este crecimiento y tienen que correr en busca de expertos que les ayuden a adaptarse al mundo online.

 
Por lo tanto el tamaño de las empresas no es importante, lo que de verdad cuenta es saber aprovechar las nuevas tecnologías para acercarse al consumidor. A las marcas les toca aprender a interacturar con sus clientes, mostrarse cercanos y abiertos a escucharles, sólo así obtendrán la información necesaria para poder diseñar campañas emocionales que contacten con su target.

 
¿Y cuándo llegan las reclamaciones?
Es imposible contentar ni gustar a todo el mundo, por ello las empresas tienen que ser conscientes de que algunas veces sus campañas pueden acabar provocando algún disgusto, en casos así las agencias de comunicación recomiendan a las marcas que estén preparados con antelación y cuenten con un plan de crisis.

 
Dado que a los clientes les gusta expresar sus opiniones e internet les permite hacerlo con total libertad, es conveniente que las compañías incluyan en su estructura un departamento de atención al cliente que se encargue de gestionar las quejas, o dudas de los consumidores. Muchas veces contar con estos expertos evita que males mayores se extiendan por la red, porque un cliente escuchado es un cliente feliz y doble de fiel.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.