¿Sabes convertir a tu cliente en tu mayor fan?

 

Lograr que un cliente dé el salto y se convierta en un defensor a ultranza de tu marca no tiene precio. Alcanzar este objetivo es el sueño de toda empresa pero no es nada fácil de conseguir. No obstante las nuevas plataformas digitales pueden facilitar el camino de las empresas en este sentido, ya que llegar al corazón del cliente no se consigue sólo con un buen producto y un precio atractivo, sino sabiendo conectar con él y tocándole la fibra.

Las emociones juegan un papel importantísimo en la transformación de cliente a fan. Con una buena estrategia de comunicación la fidelización llega y con ellas las opiniones positivas, las recomendaciones y la publicidad gratis por parte de nuestro seguidor número uno.

Una de las reglas de oro para conseguir enamorar a un cliente es mostrarse accesible. Nada de limitar los contactos a un frío formulario online, hay que facilitar dirección física, teléfono, email, redes sociales e incluso Whastapp.

Por supuesto otro de los indispensables es la imagen de marca. Hay que cuidarla tanto a nivel offline (catálogos, logo, asistencia  a ferias, documentación corporativa, etc.) como online (web, redes sociales, newsletters…). Contar con la ayuda de los medios de comunicación y crear un blog contenidos únicos y originales también supone de gran ayuda a la hora de ganarse unos puntos extra en credibilidad.

Lea también: Para enamorar a sus clientes las marcas deben informar y no olvidarse de emocionar 

Aprovecha tus bases de datos para segmentar a tus clientes por perfiles como pueden ser la edad, el sexo, el lugar de residencia, tipo de productos que consumen… Esto te permitirá diseñar estrategias de marketing eficaces y adelantarte a sus deseos por lo que no tendrán la tentación de acudir a la competencia. Por otro lado, toda esta información te permitirá tener detalles con ellos como por ejemplo felicitarles en su cumpleaños y regalarles un descuento en ese día especial. Pequeños gestos que pueden llegar a acariciar el corazón del cliente más duro.

Interactúa al máximo en tus redes sociales. Pregunta, ofrece, intercambia información y sobre todo no te enfades si alguien demuestra su descontento. Al contrario, interrógalo para saber qué ha pasado, demuestra interés, dale soluciones y pídelo disculpas si es necesario. pero nunca borres las críticas ni hagas como si no existieran.

Y para concluir destacaríamos el elemento sorpresa. Esa acción inesperada que consigue atraer la atención del público y que se acuerde de la marca durante horas, días o incluso semanas. Las acciones de marketing que provocan reacciones son un elemento al que no se puede recurrir cada día pero que ofrecen excelentes resultados.

 

Lea además:

En redes sociales, menos autobombo y más preocuparse por enamorar al usuario 

En el universo B2B a los clientes se les seduce online y se les termina de “enamorar” offline 

La confianza, clave en cualquier estrategia de comunicación que busque enamorar a las mamás 

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.