¿Cómo tu marca personal puede beneficiar a tu empresa y a tu crecimiento profesional?

 

La importancia de cuidar nuestra presencia online

 

La tendencia de mezclar marca personal y empresa cada vez es más habitual en algunos sectores, principalmente si se mueve en el mundo online, y entre los más jóvenes. Esta relación se debe a que actualmente los consumidores buscamos en internet cada nombre -corporativo o personal- que descubrimos. La marca personal es la huella que dejamos en los demás y en Internet esto significa lo que encontramos de ti en Google. Pues nuestra presencia online es como la versión más actualizada de nuestro Curriculum Vitae.

Si por tu profesión, las búsquedas de tu nombre en Google son frecuentes, lo aconsejable es empezar a gestionar tu presencia online porque si no lo haces tú, otros lo harán por ti. Para mostrar lo que realmente queremos, mantener privada la vida personal y ofrecer un perfil profesional vinculado a nuestro proyecto profesional, necesitamos trazar un plan y/o estrategia que nos ayude a lograr unos determinados objetivos.

Emprendedores, empresarios, altos cargos, portavoces corporativos… deben encontrar aquellas fortalezas que partiendo de su vida diaria les ayude a crear una marca personal de éxito. Lo que buscamos con el desarrollo de la marca personal online es que Internet refleje exactamente lo que queremos: profesionalidad, valores, habilidades, aptitudes…

 

Previo al lanzamiento

Antes de publicar nada en la red, debemos pensar qué queremos que los demás vean de nosotros. Es decir, qué queremos que encuentren cuando nos busquen en Google. Seguramente una foto de nosotros borrachos en una despedida de solteros no es una opción que contemplamos pero si están online, puede aparecer. ¿Cómo queremos mostrarnos? No es que no se puedan publicar imágenes de nuestra vida personal sino que esas imágenes tienen que reflejar los valores con los que se identifica la marca y/o empresa.

Debemos identificar nuestras fortalezas, nuestras habilidades, nuestro lifestyle… y ver las conexiones con el proyecto profesional para intentar potenciarlas. No se trata de vendernos como un producto y dejar al margen una parte de nuestra vida, sino de ser honestos e identificar qué cualidades poseemos que puedan enriquecer a la marca y que hay en la filosofía corporativa que puede aportar a mi vida personal.

Para crear una estrategia o plan de desarrollo, debemos fijar unos objetivos. Puede ayudarte a establecerlos preguntas como: ¿qué quiero reflejar en Internet?, ¿cuáles son los objetivos de la empresa?, ¿cuáles son mis intereses profesionales?, ¿y los personales?, ¿hasta dónde quiero que se entremezclen mi vida personal y profesional?…

 

Publica en base a unos objetivos

Según los objetivos marcados, se podrán tomar muchas decisiones. Por ejemplo, qué canales voy a usar: redes sociales, blog, podcasts, participación en medios de comunicación… No hay que usar todos, lo importante es seleccionar aquellos en los que nos sintamos cómodos y a los que podamos dedicar tiempo. Todo lo que publicamos en Internet repercute directamente en nuestra marca personal e indirectamente influirá en la percepción de nuestra empresa por parte de los consumidores.

Sin embargo, desaconsejamos estar presente en todas las redes sociales, ya que tener perfiles desactualizados y/o inactivos nos perjudica. Mejor estar únicamente en una en la que nos sintamos bien y con la que nos sintamos cómodos subiendo contenido periódicamente. No obstante, al elegirla tendremos que tener en cuenta las condiciones de la propia red social, pues las hay como LinkedIn cuyo posicionamiento está centrado en perfiles más profesionales y otras como Instagram o Facebook más enfocadas a lifestyle.

 

Lee también: La creación y rentabilización de la marca personal enfocada al mundo profesional

 

Un perfil bien gestionado y con una estrategia puede hacer que tu presencia online beneficie a tu proyecto emprendedor o empresa y, por su puesto, a tu carrera profesional. Ser activos en una red social es una oportunidad para mostrarnos como somos y atraer a los consumidores.

Mientras que las redes sociales permiten mostrar más un lado más personal, canales como blogs y/o podcast (muy en auge este 2020) potencian el lado profesional, el de experto. Ambos canales son importantes herramientas de comunicación y marketing siempre que se tenga en cuenta una clave muy importante: los contenidos deben ser interesantes, de valor, nunca publicitarios. Céntrate en aquello que dominas y deja tu huella online con el objetivo de resolver alguna necesidad o problema de tus seguidores ofreciéndoles información.

 

Lea además:
Palabras y expresiones que dañan la credibilidad de tu empresa
Redes sociales, community manager y comunicación corporativa… ¿es necesario vincular estas tres cosas?
Caso de éxito: Judit Català trabaja su marca personal a través de notas de prensa

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *