Seis errores frecuentes al diseñar una web para empresa

 

Si tu negocio aún no tiene una página web para tu empresa, seguramente llegará el momento que pensarás en el diseño de la misma. La organización de tareas, la estructura de la web, los elementos a utilizar y cómo hacerla visualmente atractiva serán factores que considerarás durante el proceso.

Por este motivo, he hecho una lista con 6 errores típicos que solemos cometer al diseñar una web:

 

1.              No planificar el proceso o hacerlo a toda prisa

Sin una planificación clara, el proceso de diseño y desarrollo de tu web será un desastre. ¡Así de simple! Planificar es indispensable si quieres hacer las cosas bien. La web debe ser uno de los pilares en la comunicación de tu negocio y por ese motivo no puede hacerse con prisas y sin racionalización. Analiza tus necesidades y prioriza las tareas.

 

2.              Sobrecargar la web dejando de lado la usabilidad

Está muy bien incluir muchas imágenes en alta resolución, pero debes tener en cuenta la velocidad de carga de tu web. No pongas imágenes y/o instales módulos (plugins) sin una razón, analiza bien si vale la pena antes de sobrecargar la página y empeorar la experiencia del usuario, que es fundamental. Si el cliente no sabe utilizar tu web, es posible que lo pierdas.

Navegar por tu web debe ser una experiencia agradable. Nosotros, tus usuarios, queremos hacer las acciones en tu web de forma rápida y sencilla. Una vez desarrollada tu web, puedes analizar la velocidad de carga en este sitio.

 

3.              Ser demasiado perfeccionista

Todos queremos tener una web perfecta, hasta el más mínimo detalle. Pero… ¡no te engañes! Es imposible hacer una web perfecta. Siempre encontrarás alguna cosilla a mejorar.

Ser demasiado perfeccionista hará que la fase de diseño de tu web sea eterna. Tienes que pensar que siempre podrás mejorar la web más adelante e incorporar nuevas funcionalidades y elementos gráficos. Mejora tu web de forma gradual.

 

Lee también: Apuesta por una web corporativa que llame a la acción

 

4.              Seguir las tendencias ciegamente

Es inevitable visitar otras páginas e inspirarse tanto en el diseño como en las funcionalidades. Mirar las páginas que te gustan, algunas muy innovadoras y creativas, o bien las de la competencia es normal y necesario. Pero no te obsesiones con las modas o con determinadas páginas web. Algunas de las webs más creativas son difíciles de replicar. Hacerlo incrementará el tiempo de desarrollo (además del presupuesto) y a lo mejor no vale la pena.

También hay elementos que quizás funcionan muy bien en una determinada página, pero no tienen sentido alguno en otras. Piénsalo bien antes de incorporar algún elemento por el simple hecho de que te gusta. La primera impresión de una web es crucial.

 

5.              Olvidarse del mensaje

Recuerda que la web será el sitio donde dar a conocer tu marca. Aprovéchala para dar un mensaje claro. Tienes que tener claro el objetivo de tu web y pensar bien los textos de la misma.

Haz un análisis de cómo te encuentran tus clientes o cómo te gustaría que te encontraran en los buscadores. Cuando sepas cómo quieres que te encuentren y el mensaje a transmitir, estarás preparado para redactar los contenidos de la web. Escribir los textos sin hacer un pequeño estudio antes, no es buena idea.

Aunque el aspecto visual es el más atrayente, el contenido será de vital importancia a la hora de transmitir los valores de tu marca. Evidentemente, también es muy importante tener cuidado con las faltas de ortografía y las frases confusas. Intenta no caer en un tono aburrido o excesivamente corporativo. Si tu web está traducida en otros idiomas, no los dejes de lado.

 

6.              No pedir feedback externo

El último de los errores es no pedir la opinión sobre tu web a otras personas o tener miedo a las críticas ajenas. Antes de dar la web por finalizada, enséñasela a tus amigos, familiares y mejores clientes. Incluso puede ser buena idea incorporarlos en la fase creativa.

Cuando la gente prueba tu web descubres cuáles son sus puntos fuertes y los errores.

 

Descripción del autor: Amadeu Arderiu es ingeniero industrial y programador autodidacta en Sirvelia; un equipo de desarrolladores especializados en las soluciones web totalmente a medida, sin plantillas de terceros.
Twitter: @sirvelia

 

Lea además:

Orden de prioridades para planificar la nueva web de tu marca

¿El diseño elegido para tu portal Web es el adecuado?

El principal error de las web corporativas: el EGO

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *