Las reformas o la redecoración de tu oficina te pueden generar estrés

La mayoría de las veces se piensa que el estrés solo puede venir del ritmo de vida, el trabajo o las cargas familiares. Sin embargo, muchos profesionales y empresas sienten estrés cuando llega el momento de reformar los espacios de trabajo. Desde Splacing analizan lo que puede generar ese estado en la oficina y cómo combatirlo

 

La relación entre la realización de reformas u obras dentro de cualquier espacio laboral, ya sea hotel, oficina, industrial o retail y el estrés y ansiedad que pueden generar siempre han ido muy de la mano en el sector de la construcción.

 

Y es que, existen muchos factores que generan esta sensación y desde la buildtech Splacing, la primera plataforma B2B desarrollada por expertos de la arquitectura e ingeniería para pymes y profesionales, ponen la atención en este foco de generación de estrés y detallan cómo trabajarlos para minimizarlos o incluso en algunos casos poder llegar evitarlos.

 

“La gente no es consciente de los múltiples factores que hacen que la reforma o redecoración de un espacio de trabajo pueda generar estrés. Sin embargo, es más habitual de lo que se piensa que un profesional sufra ese estado derivado de buscar profesionales, comparar presupuestos y quedarse con el mejor que se adapte a sus necesidades”, afirman desde la enseña.

 

En este contexto, desde Splacing analizan los problemas más frecuentes y cómo enfrentarse a ellos.

 

  • Experiencia/especialización. Muchas veces las personas encargadas de llevar a cabo la gestión o dirección de una obra, sea cual fuera su alcance no son las personas más adecuadas por su perfil técnico. Este desconocimiento inicia una etapa “pre-estrés” en muchos casos antes incluso de la fase de ejecución.

 

  • Definición del proyecto. Definir un proyecto de reforma es un proceso lento y que requiere de profesionales en función del alcance de la intervención a realizar, (arquitectos, decorador, técnicos de obra…). Y es que cerca del 60% de los proyectos que sus profesionales llevan a cabo están faltos de definición en parámetros tan importantes como acabados, distribución del espacio o incluso factores más relevantes como los materiales a trabajar o incluso presupuesto económico. Estos “vacíos” son elementos altamente peligrosos puesto que no ayudan al buen desarrollo ni finalización de los proyectos.

 

  • Presentación de 3D, proyecciones, gafas virtuales, hay muchos elementos que nos muestran cómo va a quedar nuestro espacio laboral acabado generando en los usuarios una alta expectativa de finalización en cuanto acabados, o estética, por ejemplo. Sin embargo, a veces el resultado final dista de esa proyección inicial y por tanto a medida que el proceso de la reforma avanza y no es lo que inicialmente habíamos previsto nos genera una sensación de ansiedad y falta de control que acaba provocando ciertos cuadros de tensión en las obras.

 

  • Tolerancia al cambio: No todas las personas tienen la capacidad de realizar una cambio en su proyecto que implique tener que explicar a sus responsables o equipo de trabajo precisamente ese cambio de ruta, bien fuera en la creación de una nueva sala, eliminación de cierto espacios como zona común o simplemente reducción de una sala de archivo. Muchas veces la falta de comunicación entre equipos internos y la capacidad de explicar y entender por parte de los usuarios y los profesionales esta situaciones resultan siendo una escalada de tensión durante la obra con generalmente un momento de explosión. Siempre es recomendable entender por parte de los usuarios propuestas lanzadas por los profesionales y transmitiéndolas al equipo o responsables de una forma abierta, positiva evitando ocultar o posponer decisiones que posteriormente una vez finalizado el proyecto serán 100% visibles.

 

  • Tomar conciencia/aceptar. La rutina y el orden de nuestro espacio van a alterarse. Esto significa que por un tiempo vamos a tener que convivir con estresores ambientales que van a afectar nuestros hábitos cotidianos.

 

  • Conflictividad/negociación. Es necesario intentar en todo momento huir de algo tan frecuente como son los conflictos derivados de diferentes situaciones; cambio de cualquier situación preestablecida, ralentización de la reforma, o errores en la ejecución del proyecto. Antes de generar un ambiente nocivo y tensionado hay que volver a redefinir el proyecto, poner los nuevos límites dejando claro cuáles son y  asumiendo en algunos casos que el 100% de lo previsto no se podrá llevar a cabo.

 

 

Todos estos son algunos puntos que mejorarán y ayudarán a una correcta definición, dirección y ejecución de cualquier proyecto que cualquier persona tenga que llevar a cabo.

Acerca de Splacing.com: https://www.splacing.com/

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *