Cinco errores frecuentes cuando una empresa comienza a hacer comunicación

 

 

Con el comienzo de año muchas empresas se animan a hacer comunicación. Aunque parece un área fácil que puede dominar cualquiera, no es así; por eso lo aconsejable es dejarlo en manos de profesionales. No obstante, hay errores que siempre se repiten cuando un negocio decide hacer comunicación corporativa. Desde Agenciasdecomunicacion.org vamos a destacar los cinco más frecuentes:

 

  1. ¡Los hacemos nosotros! Ser valientes para hacer cosas nuevas es una gran virtud, sin embargo, cuando hablamos de comunicación debemos ser comedidos y apostar o por profesionales del sector o por formación. Querer hacer tú mismo la web, llevar redes sociales, lanzar notas de prensa, diseñar la newsletter… es un gran reto que te llevará mucho tiempo y no podrás garantizar que el resultado sea el deseado. Aquí la empresa tendrá que valorar y decidir. Si tienen tiempo para dedicarles a la comunicación y quieren hacerla por sí misma, deberán invertir en formación para que lo que se haga esté bien y garantice un mínimo de resultados; si no se tiene tiempo, una buena opción es externalizar el servicio con una agencia de comunicación que aporte know how y un equipo de profesionales.
  2. Invertir sin estrategia. Es maravilloso salir en el programa de radio que escuchamos cada mañana o en aquella revista a la que llevamos más de una décadas suscritos pero quizás no es lo mejor para el negocio. Para que la comunicación tenga éxito tiene que estar basada en un plan cuidadosamente diseñado y estratégicamente definido. Primero habrá que definir unos objetivos concretos y destinar un presupuesto a alcanzarlos. Luego es imprescindible trazar una estrategia que nos lleve a ellos. Hay que decidir e invertir pensando en los resultados y beneficios para el negocio, en la estrategia que nos va a dar más beneficios, y no en los gustos personales.

Lee también: La estrategia es la base de la comunicación

  1. Ir a por todas. Está genial la ambición y querer superarse pero para conseguir el todo hay que comenzar por una parte. Es común querer tener todo desde el minuto uno: web, blog, redes sociales, gabinete de prensa, newsletter… pero esta ambición en muchas ocasiones hace que no lleguemos a nada ya que se queda todo a medias. Analiza bien el presupuesto, los objetivos y prioriza. Seguro que algún día llegarás a todo pero comienza haciendo bien una parte que te lleve a alcanzar los objetivos que tanto persigues, seguro que esto aumentará tus resultados y el próximo año tendrás más presupuesto para comunicación.
  2. Generalizar. No podemos generalizar lo que somos, lo que es nuestro entorno, a todo el mundo. Los pasos de las empresas deben apoyarse en datos reales y para ello es necesario hacer estudios de mercado que nos den información de los potenciales clientes. Una vez los conozcas, crea una estrategia que te lleve hasta ellos. Para conseguirlo es importante elegir aquellos canales que les llegue y mensajes que les atraigan.
  3. Comenzar por el final. No contamos con un logo definido pero queremos salir en los grandes periódicos económicos en la sección de empresas. Para evitar este error tan común, hay que comenzar por el principio. Crea una identidad corporativa fuerte cuyo núcleo sea al propio nombre de la empresa y su logo. A partir de estos dos sellos de identidad construye tu identidad como marca y comienza a darla a conocer de forma online y off line.

 

Lea además:

La comunicación para las nuevas empresas 

Los 5 errores que cometen las webs corporativas 

10 grandes errores ante una crisis de comunicación 

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.