Tres claves importantes dentro del lenguaje en la comunicación interna

 

La organización, los detalles y el talento humano

 

Cuando se trata de enviarles e-mails a los clientes, la mayoría de las empresas -que saben lo que les conviene- cuidan hasta el más mínimo detalle. Le prestan atención al diseño, a cada una de las palabras, a los links que envían, a la redacción. En fin, no dejan nada al azar y revisan cada aspecto de las comunicaciones externas no menos de tres veces. Esto ocurre porque les importa la percepción de los demás hacia la marca, lo cual está muy bien.

A lo que voy es que muchas de estas empresas que tienen extremo cuidado con sus comunicaciones externas, pocas veces le prestan la mitad de esa atención a sus comunicaciones internas, lo que si es un punto negativo para ellas. Si en este momento estás pensando en sacar la carta de las múltiples ocupaciones que tienes, no es necesario. Esas excusas no funcionarán y si consideras que tu negocio está pasando por un mal momento, puedes cambiar esa situación poniendo en práctica estas estrategias de venta de Gananci.

Tener un negocio engloba muchas responsabilidades, no solamente las que están a la vista, sino también prestarles atención a los detalles, a esos que marcan la diferencia. Puede que en algún momento esos detalles parezcan insignificantes, pero cuando faltan es que nos damos cuenta de la importancia que tienen para la organización.

 

Lee también: La eterna olvidada se llama comunicación interna

 

La comunicación interna es uno de esos aspectos que para algunos puede ser considerado un “detalle”, mientras que otros lo vemos como parte vital de la gestión general tanto de talento humano como de los procesos de la organización. Cuando no se presta atención a la comunicación interna, se está descuidando algo que tiene el potencial de traerle muy buenos resultados a la organización y a la vez de evitarle muchos problemas.

La comunicación interna a nivel corporativo debe ser tomada en cuenta como lo que es, una herramienta de uso estratégico, ya que a través de ella se les hace llegar información a las personas encargadas de poner en práctica cada uno de los procedimientos de la organización. Se utiliza para reforzar los valores de la empresa, para que no exista desinformación a ningún nivel que pueda afectar negativamente a los involucrados, entre otros.

Uno de los elementos que son vitales dentro de este tipo de comunicación es el lenguaje que se utiliza en la misma. Que nos estemos dirigiendo a compañeros de trabajo o personas con las que nos llevamos bien y hay hasta cierto grado de confianza, no puede ser excusa para dejar pasar elementos que son necesarios a fin de que la comunicación pueda ser considerada efectiva.

El lenguaje en la comunicación interna a nivel corporativo debe ser de la siguiente manera:

-Claro y preciso.

Esto es importante porque de esta manera no se deja lugar a ambigüedades o malas interpretaciones, si se utiliza un lenguaje que contenga estas dos características será mucho más sencillo que el mensaje llegue a todas las personas como se dispuso desde el principio.

No es necesario colocarle demasiados adornos. Se requiere precisión para que las personas no se distraigan de la idea principal y además no sea necesario que inviertan demasiado tiempo leyendo y tratando entender lo que se les quiere comunicar.

También, el lenguaje debe ser apropiado para el tipo de canal por el que se transmitirá, ya sean boletines informativos, carteleras, e-mails, videos, revistas internas, entre otros.

-Debe ser incluyente.

Se trata de comunicación interna, estás dirigiéndote a la gente que forma la organización, los motores de la misma. Esta no es el producto, las paredes o el mobiliario. El talento humano debe sentirse parte de la organización y orgulloso de pertenecer a ella. En cada una de las comunicaciones esto debe ser resaltado.

No se debe perder ninguna oportunidad para fortalecer la cultura organizacional, esto hace que los empleados estén fidelizados, la tasa de rotación sea baja y por ende la productividad sea mayor, lo que repercute positivamente en todos los aspectos de la empresa.

En este punto también hay que agregar que una comunicación incluyente es abierta, es decir, invita a que exista una bidireccionalidad, para que quienes la reciban puedan responder con sus dudas, inquietudes y aquello que deseen expresar a través de los canales regulares.

-Reflejar la personalidad de la empresa.

El lenguaje utilizado no puede ser tan formal que parezca distante/vacío ni tan cálido que sea difícil tomárselo en serio. Lo ideal es que exista un equilibrio y normalmente este balance puede ser encontrado en la personalidad de la marca, los valores que la definen. Usando un lenguaje que refleje la personalidad de la marca también se fortalece la cultura organizacional.

Estos tres aspectos del lenguaje deben ser tomados siempre en cuenta al momento de generar las comunicaciones internas, así, el mensaje que desee ser transmitido será recibido eficazmente.

 

Descripción del autor: Andrés Gananci es un emprendedor y aventurero apasionado de la vida que fundó su primer negocio online con tan sólo 17 años. Doce años después, sigue viajando por el mundo mientras trabaja desde casa.
Facebook: https://www.facebook.com/gananci
Editor de gananci.com
También puedes encontrarme en Facebook y Gmail

 

Lea además:
6 puntos importantes a tomar en cuenta cuando tienes un grupo de WhatsApp corporativo
¿Cómo comunicarte efectivamente con tus clientes?
Cuando el CEO hace peligrar la imagen de marca

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *