La eterna olvidada se llama comunicación interna

 

Como no hay dos empresas iguales, tampoco lo son sus necesidades comunicativas; pero si tuviéramos que generalizar podríamos decir que la mayoría de marcas tropiezan, año tras año, con la misma piedra: la comunicación interna. Y esto se debe a que no son conscientes de su transcendencia e importancia y, por lo tanto, son incapaces de ver sus beneficios, lo que les lleva a situarla al final de la lista de prioridades y, consecuentemente, a acumular un déficit al respecto.

En Agenciasdecomunicacion.org lo hemos dicho muchas veces -y es que creemos en ello fervientemente-, el motor de toda empresa son sus trabajadores. Ellos se dejan la piel y gracias a su profesionalidad consiguen que las marcas se hagan conocidas y vendan. Eso sin contar que, sin duda alguna, los empleados son los mejores prescriptores que puede encontrar una compañía. Por lo que, no tiene sentido dejar la comunicación interna aparcada en un cajón y perder la oportunidad de apoyarse en su enorme valor motivacional.

Si tuviéramos que destacar el error más común en comunicación interna sería el de hablar sin escuchar. Son muchas las empresas que nos dicen: “Sí, nosotros siempre le comunicamos a nuestros trabajadores nuestros logros” pero ahí queda todo. ¡Señores! Esto está genial pero lo más importante no es contar lo guapos que somos y lo bien que lo hacemos todo, también hay que sentarse con el trabajador y escuchar porque a lo mejor él no nos ve tan guapos y tiene la clave para hacernos el lifting que nos hará situarnos por delante de nuestra competencia.  Los empleados conocen la empresa al dedillo, lo bueno y lo malo, y no hay nada mejor que conocer los fallos para poder corregirlos, pulirlos y acabar con ellos.

Lee también: El principal error en comunicación: hablar sin escuchar

Por otro lado, no podemos olvidarnos de lo importante que es la comunicación interna en momentos de crisis. Cuándo la imagen y el futuro de la compañía están en juego, los miedos, los rumores y las incertidumbres se combaten con sinceridad y transparencia. Unos atributos que seguro se convertirán en un elemento motivador para los empleados, pero siempre y cuando no se sientan desatendidos, ni los últimos en enterarse de todo. Si queremos que todos los miembros de una empresa remen unidos para que salga a flote, hay que conseguir una implicación del 100% y eso se logra con compromiso y diálogo.

A modo de resumen podríamos destacar que la comunicación interna:

  • Aúna equipos y mejora su coordinación en pro a alcanzar los objetivos y valores de las empresas
  • Crea sentimiento de pertenencia a un proyecto común
  • Refuerza la reputación de marca
  • Evita los rumores
  • Convierte a los empleados en embajadores de marca
  • Amplía el conocimiento de la compañía sobre sus puntos fuertes y débiles
  • Retiene talento y motiva a los trabajadores
  • Fortalece los lazos de unión entre empresa y empleados

 

Lea además:

Aplicar una estrategia de comunicación interna es imprescindible ante los cambios tecnológicos

Un plan de comunicación interna promueve actitudes positivas y aumenta la cooperación

Los eventos corporativos como herramientas de comunicación interna y externa

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *