Los Social Media han creado un nuevo modelo de comunicación

Comunicación_interna by Wikimedia Commons

Comunicación_interna by Wikimedia Commons

Las nuevas tecnologías están cambiando nuestra forma de relacionarnos y es obvio que esto también se está notando en el mundo del periodismo, las relaciones públicas y el marketing. Las reglas del juego han cambiado y se está dibujando un nuevo modelo de comunicación que apuesta por compartir experiencias y por crear un sentimiento de identificación.

Hasta la llegada de la era digital, el modelo predominante se basaba en un diálogo unidireccional dirigido por las marcas con el único objetivo de persuadir al consumidor para que realizara una compra. La proliferación de los social media han dado un giro hacia una comunicación bidireccional, multicanal y que permite al usuario decidir si quiere o no seguir a una marca, opinar sobre ella o recomendarla.

Acción

Las empresas buscan herramientas que les permitan lograr que sus grupos de interés quieran  interaccionar con ellas. La mejor forma de hacerlo, y esto lo saben bien las agencias de comunicación, es generar mensajes que lleven a la identificación marca-usuario.

Estamos ante una comunicación en la que el público objetivo de una empresa decide, de forma voluntaria, recomendar sus productos o servicios, convirtiéndose así en embajadores de una compañía. La gran capacidad de influencia de estos usuarios hace que las marcas centren sus estrategias en su captación y fidelización.

El boca oreja online

Las redes sociales se han convertido en el mejor canal de comunicación que tienen las empresas para lograr influenciar en los consumidores. Pero los social media no sólo permiten escuchar lo que quieren los usuarios sobre una marca determinada o sobre su competencia, también son una excelente plataforma de viralización de contenidos y una gran herramienta para medir el impacto de determinadas campañas.

Pero hay que tener cuidado con el llamado boca oreja, ya que en las redes sociales adquiere grandes dimensiones y por ello es recomendable seguir de cerca lo que se dice en la red de sobre nuestra marca. Monotorizar los perfiles sociales ayuda a detectar y detener a tiempo los comentarios negativos, evitando que la imagen online de una marca se resienta y acabe afectando también a su reputación corporativa fuera de la red.

Los usuarios son conscientes del nuevo rol que ejercen en este nuevo modelo de comunicación. Se acabó el tragar, ahora pueden tomar parte en el juego, tienen poder. Algo que a las marcas no les acaba de gustar del todo pese a que admiten que estar conectados con sus consumidores les permite mejorar sus ofertas, validar sus acciones y, en definitiva planear mejor sus estrategias de venta. No obstante, a cambio las empresas tienen que entender que ya no disponen de todo el control y que ahora si quieren sobrevivir tienen que escuchar lo que opinan sus clientes.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *