La publicidad es el arma más poderosa del marketing y la comunicación

La publicidad es quizás el arma más poderosa del marketing. Pero, ¿en qué consiste esta disciplina? Según Philip Kotler y Gary Armstrong, es como “cualquier forma pagada de presentación y promoción no personal de ideas, bienes o servicios por un patrocinador identificado”.

Publicidad on-line

Stanton, Walker y Etzel añaden, por su parte, que “los puntos de venta más habituales para los anuncios son los medios de transmisión por televisión y radio y los impresos (diarios y revistas). Sin embargo, hay muchos otros medios publicitarios, desde los espectaculares a las playeras impresas y, en fechas más recientes, Internet“.

Pero, ¿es necesaria? Sí, porque simplemente lo que no se publicita, no existe. No podemos negar la gran influencia de esta disciplina en nuestras vidas y su componente psicológico. Podemos afirmar que la generación actual es, en gran parte, producto del efecto publicitario al que se le ha expuesto.

Por lo tanto, en un contexto futuro, nuestros hijos serán el resultado al 100% del escenario publicitario al que hayan sido sometidos. Esta idea nos lleva a pensar la importancia que tiene para una marca entrar en la mente de los consumidores.

Y en este escenario, la publicidad es esencial dentro de una compañía, empresa, institución u organización, ya que gracias a esta herramienta la empresa puede acercarse a sus objetivos y al cumplimiento de su plan de negocio.

Construcción de la marca

APOSTAR POR LA PERSONALIZACIÓN

Las compañías están dando ahora especial importancia a la personalización. El consumidor de hoy en día parece huir del mensaje publicitario, se esconde, mira para otro lado. Es de vital importancia entonces captar su atención.

Desde Zenith Media se preguntan si es la personalización de la publicidad el futuro del marketing: “Las ventajas de la publicidad personalizada radican en la percepción que el consumidor establece respecto a ese anuncio. Ya no está consumiendo una pieza ideada para una generalidad, sino que ese mensaje está totalmente diseñado para él, un ser único con sus propias particularidades, diferente a cualquier otra persona. Se trata de poner el foco en el individuo. No hablamos únicamente de sus gustos personales, sino también de los intereses y necesidades reales de ese momento concreto. La segmentación de audiencias y, por supuesto, todo lo que nos permite el mundo 2.0 son claves para entender su desarrollo”.

Mayor importancia si cabe le dan en Marketing Directo donde señalan que “la interacción del usuario con los productos de la empresa favorece el conocimiento de la misma y, por tanto, se produce una mejor retención de los valores de la marca. Por otra parte, este tipo de publicidad genera viralidad, lo que hace que la participación del consumidor sea mucho más probable”.

 

 

Share

Comentarios

  1. Redacción dice: junio 27, 2017 at 6:23 am

    ¡Gracias por comentar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.