4 errores típicos al construir una marca

Es bastante habitual que las empresas y los empresarios se encasillen y no logren definir su marca. A veces es difícil ver el negocio con perspectiva y desde dentro la realidad está desvirtuada por las emociones, el día a día y la opinión del resto del equipo. Además es bastante habitual tener algunos perjuicios, que aunque no sean muchos, no nos dejan ver la realidad corporativa que nos llevará a construir una marca potente.

marca

En la construcción de una marca corporativa hay 4 errores que se repiten con frecuencia, pero tranquilo porque desde Agenciasdecomunicacion.org os vamos a ayudar a solucionarlo. Sino siempre puedes contar con la ayuda de un profesional.

  1. No necesito una web corporativa. Con el auge de los perfiles empresariales en las redes sociales, cada vez son más quienes piensan que teniendo presencia en Facebook, Instagram o LinkedIn no precisan de una página web empresarial. Una web corporativa debe definir a la empresa, es su carta de presentación, y las redes sociales son un canal de apoyo para ayudar a viralizar y difundir el contenido de la web. La web ayuda a definir la marca y trabaja con su imagen y sus valores para que los clientes se sientan identificados con la empresa. Quizás algunos penséis que como clientes de, por ejemplo Coca Cola, nunca habéis estado en su web pero sí habéis visto decenas de publicaciones de la marca en redes sociales. Sin embargo, si vais más allá descubriréis que tras cada píldora que la compañía suelta en Facebook o Twitter hay una web corporativa que lo respalda.
  1. No puedo cambiar el núcleo del negocio. Si tenemos claro el objetivo y lo que queremos conseguir con la marca, nunca es tarde para dar un giro a la empresa. Si lo que queremos hacer es un rebranding, no será fácil y requerirá tiempo y esfuerzo pero con una buena estrategia conseguiremos aportar a la marca nuevos valores y un nuevo sentido. Lo recomendable es hacer poco a poco pequeños cambios en la imagen de forma que se muestre una evolución pero sin hacer un cambio drástico. Cuando nos demos cuenta, la empresa habrá afianzado una nueva identidad y echando la vista atrás se verá una gran evolución de la que el cliente casi no ha sido consciente.

lovemark4

  1. Centrarse en corregir errores. Es frecuente que las empresas se centren en corregir los errores de su marca en vez de en destacar aquello que las hace diferentes. Si nadie ha señalado lo que consideras un “error”, no inviertas tu tiempo en arreglarlo o borrarlo. Es más efectivo hacer destacar todo lo que hace a la empresa única. Para aumentar las posibilidades de que el cliente o usuario se identifique con la marca, debemos trabajar el mensaje, los contenidos y su manera de presentarlos. Esto debe llevarse a la web, las redes sociales y el blog corporativo.
  1. Mi producto o servicio hablar por mí mismo. Sin duda, contar con un buen producto o servicio nos va a ayudar a atraer al consumidor pero sólo eso no basta. La marca debe destacar aquello que le da valor frente a la competencia para dejar huella en los clientes. Este paso no debe ser algo puntual a la hora de diseñar un logotipo, sino que debe ser algo dentro de la cultura de la empresa que se refleje en cada paso de la misma. Cuidar los canales de comunicación, actualizar los perfiles digitales periódicamente y construir relaciones con los consumidores es la mejor forma de obtener beneficios a largo plazo.
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *