El 25% de las agencias inmobiliarias cerrarán por la crisis del coronavirus

Pocos sectores saben más de crisis que el sector inmobiliario, que sufrió como ningún otro en la larga crisis iniciada en 2008. Pero ahora todo es diferente, ya que el origen de esta brutal crisis es otro, una pandemia. El responsable no es el sistema o las oscilaciones del mercado, el origen no está en la oferta o la demanda, en el ámbito financiero o hipotecaria, ni en el petróleo o en una crisis cíclica. Es producida por un coronavirus, es decir, estamos ante una crisis inédita y peor que la de hace una década, y por ello no se puede evaluar su magnitud y cualquier previsión puede quedarse corta. La incertidumbre es extrema, nunca vista.

Partiendo de este punto y sabiendo que aún es muy pronto para hacer una previsión de cómo va a afectar la COVID-19 al sector inmobiliario, sí que es cierto que, si las políticas de estímulo acompañan, la recuperación podría ser más rápida de lo esperado, y esto lo sabemos por experiencias pasadas. No obstante, según el consultor inmobiliario Eduardo Molet, consultor inmobiliario de entidades financieras españolas y extranjeras y fundador de Red Expertos Inmobiliarios, “por el camino se habrán quedado muchos negocios”. Molet cree que muchas agencias inmobiliarias no podrán aguantar. “Cerrará más del 25%. El escenario devastador que se presenta para muchas empresas es una bajada brutal de la facturación, por lo que numerosas pymes presentarán el cierre a corto y medio plazo, ya que no facturarán ni tendrán liquidez. En cambio, los bancos no sufrirán tanto al no ser una crisis de solvencia”. Por eso, explica Molet, es muy importante la velocidad de la respuesta europea, de su Banco Central y de nuestro Gobierno. “Si se responde, la salida de la crisis se acelerará y la reactivación de la economía se iniciará al comenzar 2021.

En estos momentos, en el sector inmobiliario, las ventas, como toda actividad no esencial, se han paralizado y en el mejor de los casos así será hasta septiembre. Esto implica que los precios de la vivienda es posible que caigan considerablemente. El consultor apunta una caída del 15%, y respecto al número de transacciones, en el mejor de los casos se reducirán un 28%. “Hacer previsiones es muy complicado debido a la situación actual: la fecha para que la situación se normalice, parece cada vez más lejana. Tampoco se sabe nada de ayudas europeas a España, de políticas fiscales en este y otros terrenos. Y a esto hay que sumar la vulnerabilidad de España por su fuerte dependencia del turismo, y las recientes previsiones del FMI. Son demasiadas variables, pero la caída será contundente. Otra cosa distinta será la velocidad de la recuperación”.

¿Qué pasará una vez se reactive la economía? La previsión es que se recupere mejor de lo esperado. “Si los productos financieros se mantienen a la baja y la bolsa mantiene caídas del 30%, muchos inversores apostarán por el ladrillo”. A esto hay que sumar los tipos de interés a cero y las posibles medidas fiscales que se vayan tomando a lo largo de los próximos meses, y que podrían ayudar a esa recuperación una vez pasada esta tragedia. “Habrá mucha inversión en vivienda de lujo”, concluye Eduardo Molet.

Más información en:

http://www.eduardomolet.com
http://www.blog.eduardomolet.com/
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.