Cómo crear espacios de trabajo sostenibles

La sostenibilidad en una oficina es más que utilizar bombillas de bajo consumo y métodos tradicionales de reciclaje como las papeleras para papel o plástico. De hecho, es una oportunidad perfecta para darle un enfoque holístico al espacio de trabajo creando una sensación general de bienestar en la empresa.

 

Las empresas que se enorgullecen de las prácticas de trabajo ambientalmente sostenibles tienen además una ventaja competitiva con beneficios adicionales. El ahorro de energía en el lugar de trabajo promueve un entorno de trabajo más saludable. De la misma forma puede marcar la diferencia en la reducción de su huella de carbono y aumentar el funcionamiento cognitivo de los trabajadores”, explica Juan Almansa, director general de Grupo Almansa.

 

Estudios demuestran que un lugar de trabajo más verde y sostenible impulsa de forma natural a tener una mayor productividad; mientras que las oficinas interiores afectan de una manera negativa a nuestra forma de trabajar. Por el contrario, las iniciativas ecológicas y sostenibles allanan el camino hacia un futuro mejor y consigue que los empleados creen unidad y sentimiento de pertenencia a una empresa que se preocupa por su bienestar.

 

Para hacer que un entorno sea más sostenible, Grupo Almansa, la carpintería especializada en la elaboración de elementos de aluminio, señala que es importante aportar cambios simples de gran ayuda. Aquí hay algunos para ayudar a poner en marcha:

 

  1. Cambiar a materiales de impresión y embalaje más ecológicos: si bien el mundo online ha tomado el mundo de los negocios por asalto, los suministros impresos, como las tarjetas de presentación, siguen siendo una parte importante de hacer negocios. Los propietarios de pequeñas empresas pueden reducir su impacto empleando materiales impresos y de embalaje reciclados. Se puede comenzar reemplazando los equipos obsoletos con modelos de alta eficiencia energética y apostando por el papel reciclado.

 

  1. Utilizar la luz del día: la iluminación marca la diferencia cuando se trata de eficiencia y de aumentar los niveles de felicidad de los trabajadores. Sin embargo, la iluminación eficiente en el lugar de trabajo es a menudo una cosa a que no se le presta demasiada atención. Por ello, introducir luz natural a través de ventanas de aluminio ayudará a reducir el consumo total de energía de un edificio. Combinado con la vegetación, la luz del día puede mejorar la creatividad, el aprendizaje y promover la salud.

 

  1. Invertir en equipos ecológicos: la compra de equipos altamente eficientes y ecológicos puede ser una gran opción. Cuantas menos máquinas sean usadas, más pequeña será nuestra huella. Para ello, con anterioridad debemos verificar el consumo y la calificación de energía y optar por máquinas multiuso para reducir el desorden de cables y fomentar el ahorro de energía.

 

  1. Compra una planta para cada escritorio: agregar vegetación está lleno de beneficios naturales. Las plantas de interior son importantes para mejorar la calidad del aire y reponer los niveles de oxígeno. Naturalmente, esto aumenta la salud y el bienestar en general y mejora la productividad y el rendimiento en el lugar de trabajo.

 

  1. No al concepto abierto: según un estudio reciente de Jungsoo Kim y Richard de Dear de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Sydney, los trabajadores agrupados en un espacio abierto a menudo están menos satisfechos con su entorno de trabajo, aludiendo a la falta de privacidad y específicamente al ‘ruido de fondo’ como la razón principal. Por ello, es importante apostar por cerramientos acristalados que permitan tener ese concepto y que la luz penetre, pero que respete la intimidad de los compañeros.
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *