La coherencia en la imagen de una marca es imprescindible para su comunicación

customer-563967_640Los expertos en marketing definen la imagen de marca como la percepción que se forma en la mente de los consumidores sobre la identidad de una empresa y que viene dada tanto por representaciones cognitivas como afectivas. Cualquier estrategia de comunicación debe de tener este aspecto en cuenta, para poder descubrir las fortalezas y debilidades de una empresa y así poder diseñar un plan de comunicación efectivo. Se podría decir que hay 3 tipologías de imagen de marca, la percibida, es decir cómo la ven los clientes; la real, que es la que defiende y divulga la compañía; y la deseada, que es la que la marca busca transmitir.

 

 
Para evitar que la imagen percibida no esté totalmente alejada de la real y la deseada, las compañías deben revisar sus conceptos y de forma regular ir testeando el mercado para ver si la percepción ha cambiado y por qué, puesto que la más mínima modificación puede acabar afectando a su posicionamiento. En este sentido es imprescindibles que las empresas pongan el foco en el consumidor, dejen de obsesionarse por lanzar mensajes promocionales y escuchen lo que el cliente les tiene qué decir.

 

 
Los social media han supuesto un revulsivo para las relaciones entre marcas y consumidores, ya que ahora es mucho más fácil obtener respuestas, descubrir qué gusta y qué no y solucionar malinterpretaciones. Algo que obliga a las compañías a dejar de mirarse el ombligo y empezar a escuchar. Para las agencias de comunicación es importante  que las empresas entiendan que ahora la comunicación es onmicanal y bidireccional y a ella tienen que adaptar sus acciones.

 

 
La empatía y la primera mirada
Para que un producto o servicio tenga éxito es imprescindible que exista empatía. La marca tiene que adoptar una actitud activa y preguntar para poder averiguar qué espera el cliente de ella y para eso tiene que aprender a ponerse en su lugar, sólo así entenderá sus miedos y necesidades.

 

 
Las primeras impresiones también son muy importantes, nos guste o no muchas de las decisiones que tomamos a lo largo del día no son 100% meditadas y son fruto de nuestra parte más visceral. Y es que la imagen visual – no hablamos sólo del logo, sino de todos los componentes gráficos que rodean a una marca- tiene un gran poder de influencia y puede despertar sentimientos en el consumidor: agrado, rechazo, desconfianza, seguridad, etc. Esto se debe a que las imágenes relacionan conceptos e ideas que las personas tenemos interiorizados y que muchas veces varían en función de la edad, el sexo o la nacionalidad de la persona.

 

 
Precisamente la comunicación y el marketing trabajan sobre estas emociones para atraer la atención y la fidelidad de su público objetivo. De ahí la importancia de que una marca cuente con una buena y coherente definición visual si quiere hacerse un hueco en el mercado y marcar distancias con los competidores. Porque si una empresa no sabe transmitir sus valores, perderá la oportunidad de captar a sus clientes potenciales.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.