La respuesta de la academia ante la crisis de los Oscar

 

Post.- La respuesta de la academia ante la crisis de los OscarDurante el siglo XX, el 95% de las candidaturas de interpretación a los Oscar fueron para actores y actrices blancos. Tras conocerse los candidatos a los premios para la 88 edición el 14 de enero surgió la polémica y actores, actrices y ciudadanos comenzaron a quejarse por la desigualdad ya que las 20 caras que formaban el mosaico de candidatos eran blancas.

La impulsora de la protesta fue Jada Pinkett Smith, esposa del actor Will Smith, quien anunció que no asistiría a la ceremonia en protesta por la falta de diversidad. Pronto comenzaron las reacciones entre los compañeros pero también en las redes sociales donde el hashtag oficial de la Academia #Oscar2016 se vio acompañado de etiquetas de protesta como #oscarsowhite, #oscarsoexist, #oscarstillsowhite, #oscarparity o #racistoscar.

El 23 de enero, hay un nuevo repunte de críticas, ese día el actor George Clooney dijo que la Academia se está moviendo en la dirección equivocada al no nominar a ningún actor o actriz de color. Además, la actriz nominada Charlotte Rampling acusa de racistas a los que están invitando al boicot de la ceremonia. El 70% de las menciones en Twitter relacionadas con los premios ese sábado son negativas.

El 14 de febrero con la llegada de los Bafta, la polémica vuelve a tomar fuerza y varios actores negros aparecen en una foto bajo el hashtag #BaftaBlackout para demostrar que el racismo no solo existe en los Oscar. El 16 de febrero, son los Screen Guild Award un nuevo motivo para criticar de nuevo y hablar de la ausencia de nominados de color.

Estas protestas han supuesto un enorme problema de imagen para la industria del cine que, además, es la principal referencia de Estados Unidos en el mundo. Esta crisis ha llevado a la Academia a dar una doble respuesta: por un lado, ha optado por un maestro de ceremonias negro y, por otro lado, una decisión más trascendental, se ha optado por cambiar las normas.

La Junta de Gobernadores de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos aprobó por unanimidad drásticos cambios que afectarán a su composición en los próximos años. El objetivo es que, para 2020, se haya duplicado el número de mujeres y representantes de minorías entre los más de 6.200 miembros, pues actualmente más del 70% de los componentes de la junta son personas blancas mayores de 70 años.

A partir de ahora, el derecho a votar los premios durará 10 años y será retirado si la persona no se ha mantenido activa. El derecho de voto sólo será vitalicio si ha sido renovado tres veces. Norma que se aplicará con carácter retroactivo a todos los miembros actuales. Además, para aumentar la diversidad de una forma más inmediata, se han creado tres nuevos puestos de gobernador que serán propuestos por la presidenta.

Con la elección de Chris Rock como maestro de ceremonias, la Academia quería dejar clara su posición sobre el racismo en Hollywood, aunque muchos lo vieron como la nota de color autoexculpatoria. En su papel, el cómico lanzó críticas durante la gala tanto a la industria y los académicos como a los líderes del boicot. “Es injusto que Will Smith no esté nominado, pero también es injusto que cobrara 20 millones por Wild Wild West”, fue sólo uno de los dardos que lanzó el presentador.

Esta idea de que los Oscar son premios para blancos lleva años merodeando alrededor de la academia. Lo que más ha propiciado las críticas este año no es que no haya nominados negros sino que había donde elegir: Straight outta Compton, Creed…

 

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.