Crisis de comunicación: industria cárnica

 

Crisis de comunicación_industria cárnicaLa Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado un comunicado en el que mete las carnes rojas y la carne procesada en el mismo grupo que el tabaco respecto al cáncer. Esto ha creado una gran crisis comunicativa en la industria cárnica, que en España supone un 2% del PIB.

Mientras que a nivel investigación parece que el sector ha tenido una buena respuesta y ya ha puesto en marcha su propio análisis para sacar sus conclusiones; en el tema comunicativo este anuncio de la OMS no ha hecho más que dejar decenas de dudas al consumidor. ¿Debemos dejar de comer carnes rojas y procesadas? ¿Son todos los embutidos carnes procesadas? ¿También el jamón serrano o ibérico? ¿Qué produce cáncer: las altas temperaturas a las que se somete o si la comemos cruda también hay riesgo?

Ante tanta pregunta, hemos encontrado pocas respuestas por parte del sector. Básicamente la unión comunicativa solo la han tendido el gobierno (presidencia y ministerio de sanidad) y los médicos (oncólogos, digestivos, nutricionistas…) que coinciden en que no se debe dejar de consumir sino apostar por un consumo responsable. La defensa de comerlas con moderación la basan en las múltiples proteínas y beneficios que estas carnes tienen para la salud.

Pero… ¿cuál ha sido la respuesta de la industria cárnica? Desde Agenciasdecomunicacion.org y tras haber analizado los principales medios de comunicación españoles podemos concluir que no habido respuesta como tal. El sector no se ha pronunciado aunque sí lo han hecho de forma individual algunas empresas o asociaciones de empresarios.

Con esta situación, vemos una vez más como las empresas, sean del sector que sea, deben estar preparadas para situaciones de crisis. La comunicación es lo que llega al ciudadano y puede verse afectada por cualquier hecho o palabras, en su mayoría ajenas a la empresa. Para poder vencer esas barreras y que la imagen de las empresas no se vea dañada o ligada a argumentos negativos, lo mejor es contar con una estrategia comunicativa y un plan de comunicación de crisis para ponerlo en marcha siempre que sea necesario.

Es cierto que hay agencias de comunicación y expertos especializados en comunicación de crisis y que son capaces de ponerse al frente cuando ocurre la catástrofe. Pero, por nuestra experiencia, entendemos que es mejor prevenir que curar y estar activos en comunicación para cuando se dan este tipo de situaciones. No obstante, ante lo acontecido durante los últimos días y la falta de respuesta, a la industria cárnica sí le recomendamos un gabinete de crisis urgente.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.