El ciclo de la comunicación, un mundo off y online

 

El mundo de la comunicación es más complejo de lo que muchas empresas piensan, los actores se han multiplicado con la llegada de las nuevas tecnologías y lo mismo podríamos decir de los escenarios y canales. Lo primero que hay que entender es que ya no sirven muchas de las etiquetas que solíamos utilizar y que los roles han cambiado, haciendo que las marcas compartan protagonismo con los consumidores a la hora de mantener una conversación.

Por otro lado, el espacio de interrelación ya no se limita a la tienda física sino que se extiende de forma infinita gracias a Internet. Ahora puedes comprar el pan online a la vez que adquieres un móvil de China o recibes un par de zapatos nuevos provenientes de Suecia. Las compras se han globalizado y ya resulta imposible dividir a los consumidores entre los únicamente digitales y los offline.

Pese a que los nativos digitales van a tener muy claro que el ciclo de la comunicación debe tener en cuenta el terreno online, aún hay muchas empresas a las que a la hora de diseñar una estrategia de comunicación se les olvida. O, peor aún, marcas que deciden centrarse únicamente en el mundo de Internet y no realizan ninguna acción en la zona offline, dando la espalda a potenciales consumidores.

Cuando se crea una estrategia para generar un diálogo entre empresa y clientes hay que tener claro que en el ciclo de la comunicación participan 3 factores: El primero pasa por detectar un hecho noticiable, la empresa o su agencia de comunicación debe de ser capaz de ver qué es noticia y potenciarla. ¿Y cómo se hace eso? Pues a través de los otros protagonistas de este proceso: los medios de comunicación y las herramientas digitales.

La mejor forma para difundir una hecho noticiable es sin duda aparecer en televisión, revistas, medios online, radios, etc. Cuando un periodista habla de un tema le dota de una magia especial que se llama credibilidad, eso sin contar que le hace un gran regalo: le proporciona visibilidad a gran escala. Por otro lado, dar salida a una noticia a través de las redes sociales, las webs corporativas, las newsletters o el mail marketing permite a la marca llegar a su público objetivo de forma rápida y directa.

 

Lee también: La nueva época del PR: las relaciones publicas digitales (influenciadores)

 

Hasta hace unos años todo aquel que quería triunfar soñaba con salir en la tele, ahora esto ha cambiado. El dominio televisivo se ha reducido considerablemente y hoy le toca compartir espacio y protagonismo con sus antiguos compañeros de viaje, la radio y el papel, junto con las redes sociales, los blogs, el video marketing y el sinfín de plataformas que nos permiten consumir noticias a través de los multi-dispositivos.

En el mundo digital no hay una estrategia más importante que otra, sino que todas ellas se entrelazan y se necesitan para que el resultado final sea un éxito. Dependerá de la marca y del momento en el que se encuentre pero lo normal es que unas veces tenga más peso la comunicación con sus notas de prensa y otras el marketing con sus mailings y estrategias de venta directa. Porque no hay dos empresas iguales y por ello cada una parte de un punto del ciclo comunicativo diferente. Lo que está claro es que ahora este proceso se ha diversificado y se ha democratizado con sus múltiples protagonistas, algo que para algunas empresas puede ser un quebradero de cabeza porque desconocen el terreno y, a veces, lo desconocido da miedo. Pero que muchas otras se ha presentado como una puerta abierta que les permite ser más flexibles y adaptarse mejor al mercado.

 

Lea además:

El linkbuilding resucita a la nota de prensa

El impacto de las redes sociales en el comercio tradicional

Seis claves para la comunicación empresarial

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *