Si usas las redes sociales para vender es que no entiendes su razón ser

social-media-488886_640Las plataformas sociales son canales de comunicación en los que podemos dialogar o intercambiar información pero no son un espacio para que las marcas lo utilicen como escaparate online, porque para eso ya tienen sus catálogos en la web corporativa. Las redes sociales sirven para conversar, agrupar a gente con los mismos intereses y curiosidades, lo que permite a las empresas crear una comunidad a su alrededor. Unos seguidores que se pueden convertir en los principales defensores de la compañía, que de forma gratuita la promocionaran sin apenas darse cuenta, ya que lo harán por propia voluntad, lo que proporcionará a la empresa la posibilidad de captar nuevos clientes y generar nuevas oportunidades de negocio.

 

 
Cuando las marcas se limitan a colgar ofertas y promociones en su timeline, se olvidan de responder a las preguntas o comentarios de sus seguidores y actualizan su contenido de forma irregular están demostrando que no entienden el funcionamiento de los social media y, lo que es más importante, están dando la imagen de no estar al día y de ser despreocupadas. Algo que los usuarios ven con muy malos ojos.

 

 
En Agenciasdecomunicacion.org hemos comprobado que este tipo de error se da tanto en las grandes empresas como en las más pequeñas, se escudan diciendo que se debe a una falta de tiempo, otras dicen por falta de formación o un tercer grupo argumenta que tienen perfiles activos “porque toca” o porque la competencia también los tiene, pero no porque ellos confíen en conseguir aumentar sus ventas gracias a ellos. Una mentalidad que deja de manifiesto que las marcas aún no han cambiado el chip, siguen pensando en estrategias tradicionales y no se han dado cuenta que sus clientes son digitales.

 

 
También es bastante usual encontrarse con compañías que tras dejarse la piel en las redes sociales y lograr sumar una cifra importante de followers se relajan, limitándose a interactuar con aquellos seguidores con los que más empatizan, olvidándose del resto. ¡Muchas ni dan las gracias por los comentarios positivos! Se creen que por haber llegado a un cierto nivel lo tienen todo hecho y se equivocan, en los social media la carrera no acaba nunca.

 

 
Por otro lado, tenemos a las empresas celosas de su intimidad que están en las redes sociales pero son incapaces de compartir información de calidad, se limitan a  hacer autobombo pero no explican cómo hacen las cosas por miedo a que la competencia les robe una idea. Este perfil de compañía no entienden que en el mundo 2.0 actuar así es perder ventaja competitiva. Los consumidores buscan en internet a las marcas y si no encuentran las explicaciones que necesitan saltan a la siguiente. Así de sencillo, es más el no ser transparente genera desconfianza en los usuarios y sobre todo las ecommerce no pueden permitirse el lujo de despertar este tipo de sentimientos ya que ellas no cuentan con una tienda física que las humanice.

 

 
En las redes sociales hay que dejarse ver, hablar, compartir y ofrecer, pero no vender. Este último aspecto viene como consecuencia de una estrategia de comunicación digital bien hecha, pero no es el objetivo.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.