Sadvertising, la tendencia más recurrente en comunicación en los últimos años

magnifying-glass-562570_960_720Seguro que si piensan en publicidad todos recuerdan algún anuncio que ha logrado que se le escape una lagrimilla en los últimos años. Desde la Lotería de Navidad hasta marcas de pizza, café o galletas han conseguido tocar la sensibilidad de sus consumidores con historias tiernas y músicas sensibleras que frame a frame toca el corazoncito de los espectadores. Y es que el Sadversiting es una de las tendencias en comunicación y publicidad más recurrente de los últimos años.

Las marcas se han puesto como objetivo emocionar, ya no venden productos sino momentos y experiencias, y para ello han recurrido a mensajes sensibles que llegan a los sentimientos. Esta tendencia se debe en parte a que los consumidores queremos que las empresas sean emocionales y empaticen con nuestras vidas. Así que las agencias de comunicación y marketing están haciendo bien los deberes y trabajando este tipo de mensajes que logra el engagement de las compañías a través de medios de comunicación, redes sociales, anuncios…

Todas las historias tienen en común un hilo conductor dramático que va in crescendo hasta tocar el corazón y empujar a las lágrimas. Eso sí, lo que se busca es convencer al consumidor, no hacer que se quede con mal cuerpo. Así que siempre hay un final feliz para que las lágrimas sean agridulces.

En este sentido, también son muy recurrentes las historias de superación personal. Así vemos como las empresas han usado tanto las vidas de algunos deportistas como la historia de personas que han superado alguna enfermedad o discapacidad física gracias a sus ganas de superación y a un trabajo duro diario que ha dado sus resultados.

De hecho las campañas de Responsabilidad Social Corporativa realizadas por muchas compañías han dado ido en este sentido y luego se ha buscado la historia para comunicarla. El objetivo, conseguir un 2×1: ayudar a personas que lo necesitan a la vez que consiguen una historia emotiva que contar a sus consumidores.

Otro de los puntos que justifica el triunfo del Sadversiting es porque es fácil hacerlo viral. Los consumidores pronto se identifican con el personaje, historias o se sensibilizan con el/la protagonista; una historia así siempre es más proclives a ser compartida en redes sociales como Facebook, Twitter o incluso por Whatsapp.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *