Posicionamiento en la mente del consumidor: la percepción

La comunicación es una herramienta estratégica clave dentro de toda organización que desee estar bien posicionada en el mercado. No significa que sea el único elemento que hace que una empresa alcance el éxito, pero sí que forma parte de él en una gran medida. La comunicación en su sentido integral transmite al mercado la imagen que se quiere que se tenga de una empresa determinada y, por lo tanto, es el vehículo que le permitirá posicionarse de un modo cada vez más competitivo.

Actualmente nos encontramos en un entorno en el que el marketing se ha convertido en el denominado marketing de percepciones, donde lo relevante es lo que percibe el mercado y el público de una empresa y/o de una marca. Por ello, se considera que las compañías que no tienen una clara preocupación por controlar y potenciar su política y estrategia de comunicación están desaprovechando muchas oportunidades de mejorar su imagen y su marca tanto a nivel externo como interno.

En un mercado cada vez más saturado de productos homogéneos lo que ofrece la posibilidad de crear una clara diferencia competitiva será la comunicación, ya que permite crear en el consumidor objetivo la necesidad de adquirir el producto y, en definitiva, es la que hará que éste se decante por el nuestro frente al de los principales competidores.

Lo que se pretende crear con la comunicación integral es el posicionamiento. Es la percepción que el público tiene de cada marca que se traduce en imágenes almacenadas en la memoria, que se originan en las estrategias de comunicación desarrolladas por la empresa y su agencia de comunicación. En todas las campañas de comunicación hay un elemento común que debe quedar muy claro: el mensaje que se quiere transmitir al mercado es el que va a posicionar y a diferenciar de los competidores.

Así, es importante elaborar una buena campaña de comunicación, pero todavía lo es más la elección de un buen mensaje para que sea efectiva. Es un punto difícil, puesto que existe una gran diferencia entre lo que se quiere decir, lo que se sabe y se puede decir y lo que posteriormente es percibido por el mercado.

Todo lo anterior pone de manifiesto algo que no se debe escapar. La comunicación no  puede estar al margen de los objetivos que se establecen en la empresa; no debe ser tratada aisladamente, sino que debe estar bien integrada con la estrategia empresarial.

Share