La influencia del neuromarketing en comunicación

epilepsy-623346_640El neuromarketing permite analizar cómo reacciona nuestro cerebro ante una determinada decisión de compra, teniendo en cuenta los estímulos sensoriales que recibe el sujeto y también todos aquellos atributos tangibles e intangibles que percibe. Así es posible conocer el nivel de memoria, de atención y de emoción que genera una determinada acción en el consumidor, sin que este sea 100% consciente de ello.

 
Contar con este tipo de herramientas en comunicación es muy importante porque se va más allá de lo que el receptor explica, ya que  se sabe cómo reacciona su cerebro. Un paso importante a la hora de diseñar estrategias que nos ayuden a transmitir de forma correcta y positiva los valores y atributos de una marca, producto o servicio.

 
Las agencias de comunicación apuestan por el neuromarketing porque están convencidas de que les ayuda a conocer con anterioridad cómo siente o percibe su target objetivo, lo que les permite a ajustar el lenguaje, tono y canal en busca de una comunicación más efectiva. Es importante que las empresas entiendan que el neuromarketing es un as que les permitirá segmentar sus acciones y salvar los obstáculos culturales, religiosos e idiomáticos que afectan negativamente a muchas campañas de comunicación.

 
Los expertos defienden que una marca no puede pretender lanzar una acción al global de su público potencial. El mensaje sí puede ser el mismo pero la forma de transmitirlo no, porque no todos somos iguales, ni percibimos el mundo de la misma manera.

 
Sus atributos
El neuromarketing aplicado al campo de la comunicación permite:
•    Conocer si la recepción instintivo-emocional del consumidor es positiva.
•    Estudiar la efectividad de los mensajes lanzados.
•    Diseñar la forma y estructura comunicativa para facilitar la conexión emocional positiva entre marcas y clientes.
•    Redirigir las acciones comunicativas y segmentarlas en función de las respuestas emocionales del público objetivo.
•    Elaborar un plan de marketing en el que se contemple la posible reacción o conducta futura que puede desarrollar el consumidor ante un determinado producto, servicio o marca.
•    Ser más eficaz en la planificación de promociones, descuentos o acciones que ayuden a dar más visibilidad a la marca.
•    Realizar una estrategia de branding centrada en las expectativas, deseos y necesidades del consumidor, más allá de las que ha verbalizado con anterioridad.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.