Nace Instant Karma, la primera red social global de voluntariado

  • La plataforma que une a voluntarios con entidades no lucrativas surge con el soporte del Ayuntamiento de Barcelona como legado del año de Barcelona como capital europea del voluntariado
  • La nueva plataforma pone en contacto a voluntarios, entidades sin fines lucrativos y empresas según sus habilidades, intereses y necesidades

IK_logoBarcelona, 14 de noviembre de 2014. ─ Con el año de Barcelona como capital europea del voluntariado a punto de finalizar, un joven emprendedor catalán ha puesto en marcha, con la colaboración del Ayuntamiento de Barcelona, un proyecto para llevar el mundo del voluntariado al 2.0. Se trata de Instant Karma (IK), la primera red social de voluntariado a nivel global que pone en contacto a voluntarios, entidades no lucrativas, empresas y universidades, ofreciendo una conexión directa entre estos y logrando así una gestión más eficiente de la incorporación de voluntarios en los diferentes proyectos.

“Nuestro principal objetivo es dar una mayor visibilidad a las acciones sociales que pequeñas entidades realizan día a día en todo el mundo y conseguir hacer del voluntariado un mundo más viral y atractivo, adaptándolo a los nuevos tiempos. Instant Karma ofrece la potencia de la conectividad a Internet y análisis de datos para identificar, filtrar y hacer coincidir los voluntarios, entidades no lucrativas y sus proyectos, optimizando todos los recursos existentes para hacer más eficiente la relación entre todos los participantes de la acción social”, explica Albert Dedeu, fundador de Instant Karma.

Con las características propias de una red social, IK funciona de manera interactiva permitiendo a los voluntarios y entidades no lucrativas crearse su propio perfil. A partir de la descripción que hacen los voluntarios de sus habilidades, intereses y disponibilidad, la plataforma puede dirigir a las entidades no lucrativas el perfil de voluntario que están buscando, ahorrándoles tiempo en la búsqueda de la persona que necesitan para sus proyectos.

Además, las empresas pueden adherirse también a la comunidad de acuerdo con sus políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y aprovechar IK para gestionar sus programas de voluntariado corporativo a fin de promover causas y oportunidades entre sus profesionales y realizar un seguimiento real de las acciones voluntarias de sus empleados de una manera rápida y conveniente en cualquier momento y en cualquier lugar.

A través de un exhaustivo análisis de datos, la plataforma fundada en noviembre de 2014 logra identificar, filtrar y hacer coincidir a los voluntarios con las actividades más adecuadas para sus capacidades. Cruzando informaciones sobre intereses, competencias específicas, geolocalización, disponibilidad horaria y otros aspectos, la nueva revolución digital del voluntariado consigue satisfacer las necesidades de las entidades sin fines lucrativos ahorrándoles posibles costes económicos en el proceso de incorporación de voluntarios.

“Nuestra misión es hacer de IK la red social de voluntariado líder a nivel global, no sólo en número de usuarios, sino también como referencia estadística en el sector del voluntariado”, señala Dedeu.

 

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.