Mamparas, de un artículo de lujo a un básico en todos los baños

 

  • Solomamparas ha superado el 1,5 millones de euros anuales en su facturación gracias a su especialización en este producto

  • El asesoramiento pre y post venta es la clave en la venta online de un producto complejo como las mamparas

  • La empresa de origen granadino estudia dar el salto internacional y abrir mercado en Francia y Portugal

 

Durante las últimas décadas, las mamparas han evolucionado en materiales, diseños, acabados… pero principalmente han dejado de ser un producto de gama alta, considerado de lujo, para convertirse en un básico en todos los baños. A este progreso han contribuido los fabricantes, los usuarios y, por supuesto, los distribuidores. Avanzando en paralelo al producto se encuentra Solomamparas, una empresa de origen granadino que en 2008 apostó por su especialización y en 2012 por su venta 100% online.

“Se puede decir que nuestro camino ha sido desde el principio hacia la especialización. Comenzamos con una empresa de materiales de construcción; años después apostamos por un producto único, las mamparas y, en 2012, dimos el salto a lo online. Emprendimos un negocio 100% digital con un asesoramiento muy personalizado y precios competitivos. La idea es que todo el mundo, tuviera conocimientos o no, pudiera pedir una mampara y tuviera acceso a las mejores calidades y los precios más bajo”, asegura Alberto Martínez, fundador de Solomamparas.

El asesoramiento es clave y esencias en este sector tan especializado. Saber elegir la mampara adecuada, tomar las medidas del baño y luego la instalación son, en principio, barreras que ven los clientes pero que los profesionales intentan minimizar con una atención muy personalizada. El asesoramiento pre y post venta es la clave del éxito.

“Ya desde la web intentamos ayudar al máximo, dando la mayor información y facilidades posibles a nuestros clientes. Pero es un producto con cierta complejidad y de ahí que el asesoramiento y atención al cliente sean tan importantes. Facilitamos al máximo la compra a cada cliente. Muchos nos contactan preguntando si tenemos tienda física pero tras hablar con nosotros sube su confianza y acaban comprando online o por teléfono. No obstante, cada vez los clientes son más autónomos y necesitan menos nuestra ayuda pero si la necesitan ahí estamos”, afirma Martínez.

Solomamparas se ha centrado en facilitar todo lo posible la comprar online, los interesados únicamente tienen que enviarles una foto de su baño por email, Whatsapp o chat y en un día tiene un presupuesto cerrado sin ningún tipo de compromiso. Cualquier persona puede hacer a travé de la ecommerce o por teléfono.

Hace unos años, la mayoría de modelos de mamparas superaban los 500 euros; ahora hay una mayor competencia, más fabricantes y los precios son han bajado. El mercado ofrece mamparas por menos de 200 euros con extras que antes se consideraban de lujo como perfilería de alto brillo, vidrio templado, seguridad de 6 u 8 mm, tratamiento anti-cal… “Luchamos cada día para que sea un producto accesible para más gente. La evolución de la mampara ha sido de un producto de lujo a un producto de primera necesidad que casi todo el mundo puede permitirse”, confirman desde Solomamparas.

En las compras online, prima la rapidez del envío y, a veces, preocupa la instalación. “Los pedidos, salvo los que son a medida, suelen salir en 24 horas de nuestro almacén y el envío suele tardar 2 ó 3 días hábiles. El 70-80% de nuestros productos los tenemos en stock por lo que son de servicio prácticamente inmediato. La instalación cada vez es más sencilla, suelen tener un servicio de montaje rápido. No obstante, tenemos técnicos especializados vía telefónica y, si lo necesitan, pueden ir al domicilio en cualquier momento, sin necesidad de una contratación previa”, explica Martínez.

Además de por los clientes finales, Solomamparas ha apostado por ofrecer un servicio especializado a empresas y profesionales (constructores, reformistas, arquitectos, decoradores…). “Con muchos llevamos trabajando años y tenemos una relación a largo plazo”, asevera el fundador.

Las mamparas, así como en un básico, se han convertido en un objeto de decoración del baño. Los modelos más actuales tienen una perfilería muy fina, casi inexistentes, que dan más amplitud al baño. “Son diseños muy minimalistas: vidrios transparentes, mamparas sin railes superiores e inferiores, casi sin perfilería… dan más amplitud. Cada vez baja más el precio de este tipo de mamparas que antes eran consideradas de alta gama”, aseguran desde la tienda.

Solomamparas crece cada año y su facturación ha superado el 1,5 millones de euros anuales. Su objetivo es seguir creciendo en España, donde tiene mercado en las principales ciudades (Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao…) y dar el salto internacional, ya estudian la posibilidad de abrir mercado en Francia y Portugal.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *