El deporte y la discriminación de género

 

Las mujeres se abren un hueco en actividades como Street Workout y fitness

 

Valencia, 30 de marzo de 2017.- “Mi nombre es Valeria y llevo tres años practicando un nuevo deporte llamado Street Workout. Fui una de las tres primeras chicas en practicar esta actividad en España, ya que se consideraba un deporte sólo para chicos. Aparte de los cambios físicos, he conseguido grandes cambios mentales. Empecé a ver la vida desde otra perspectiva, he ganado seguridad en mí misma y he perdido la timidez. Gracias al deporte me sentí alguien y di mis primeras exhibiciones, charlas, talleres, empecé a viajar… Mi vida dio un giro de 360 grados. Ni yo misma esperaba llegar tan lejos”.

Esta es la historia de Valeria Farynyak una joven de Leganés (Madrid) que descubrió el Street Workout pero se vio excluida por ser mujer. Cuando empezó, sólo otras 2 chicas en España practicaban esta actividad que consiste en entrenar en la calle, especialmente en parques y espacios públicos, usando el propio cuerpo y el entorno. Actualmente unas 78 mujeres hacen Street Workout en España y 2016 ha sido el primer año en el que se ha incluido categoría femenina en la competición de esta disciplina.

En el mundo deportivo, el género cuenta… “Las mujeres tenemos dificultades para acceder a ciertos deportes como, por ejemplo, el rugby; pero también los hombres encuentran muchas complicaciones para practicar otros, como pueden ser la gimnasia rítmica o la natación sincronizada. Yo decidí emprender en el mundo de la salud. Al ser un ámbito muy especializado los clientes entienden que quienes trabajamos somos personas formadas para el puesto, independientemente del género. No obstante, siempre hay alguna excepción pero, en nuestro caso, se ha quedado en una simple anécdota”, nos cuenta Sandra González, deportista y directora del centro San Fit en Toledo.

La discriminación deportiva se vive en ambos géneros dependiendo de la disciplina de la que se hable y podemos encontrar el testimonio de muchos deportistas que así lo han sentido. Sin embargo, también se ha demostrado que el trabajo y la lucha dan sus frutos. “Siempre he destacado por ser muy disciplinada y en ese sentido siempre me he ganado el respeto de los que eran mis ‘jefes’. Cuando comencé a introducirme en el mundo de la formación de fitness, una vez completadas mis carreras universitarias, sentí algo de desplazamiento pero creo que fue más por mi juventud. No obstante, muchas veces la única mujer ponente en temas de entrenamiento en muchas de las convenciones o cursos impartidos era yo”, explica Ruth Cohen, entrenadora experta en fitness y empresaria.

Desde Entrenarme, el buscador online de entrenadores y centros deportivos, defienden que cada vez hay más igualdad pero si se ciñen a los números se encuentran diferencias. “Si nos fijamos en los entrenadores y centros registrados en nuestro portal vemos que el número de profesionales masculinos es superior al de femeninos. Aunque si lo analizamos por disciplinas podemos encontrar excepciones. En actividades como el yoga hay más monitoras y en disciplinas como el Street Workout hay más entrenadores”, asegura Diego Moya, cofundador y director general de Entrenarme.

“El problema principal está en que la base de nuestra sociedad hay una exigencia constante al género femenino. Desde pequeños… el rosa de niñas, el azul de niños; las muñecas para ellas y los balones para ellos. Nos inculcan valores y no todos son positivos. La mujer todavía tiene un largo camino por recorrer y está en su mano lograrlo. Somos nosotras quienes tenemos que hacernos valer y usar las armas correctas para ello y no las que nos hagan infravalorarnos”, sentencia Cohen.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *