Un anuncio online no es contenido de calidad para los usuarios

video-247258_640

Los vídeos publicitarios online cada vez desesperan más a los internautas. Les da mucha rabia cuándo quieren ver un capítulo de su serie favorita o el vídeo de una noticia y se tienen que esperar a que acaben los temidos anuncios. Unos spots que en muchos casos poco o nada tiene que ver con sus gustos o preferencias y que tampoco están pensados para ser consumidos en formato digital, por lo que se acaba abriendo otra ventana en el explorador y navegar por otras webs para hacer pasar el tiempo.

 
En general los usuarios aceptan un anuncio previo, porque entienden que la gratuidad de su visionado de alguna manera tiene que pagarse, pero lo que empieza a colmar su paciencia es que cada vez son más y más largos los productos audiovisuales que tienen que consumir si quieren disfrutar del vídeo deseado.  Una reacción que acaba por etiquetar a los videos publicitarios online como contenidos de poca calidad o interés para el internauta.

 
A evitar
Uno de los errores más comunes y que más exasperan a los usuarios  es que los anunciantes acaben programando los mismos spots para un determinado producto a consumir. Esta decisión hace que el usuario quede agotado de ver una y otra vez la misma publicidad y se pregunte por qué si le obligan a verla, no le varían el menú. Es más, en muchos casos se puede llegar a hartar tanto el internauta que acaba cogiendo manía a la marca anunciante.

 
Otro aspecto a evitar sería la obligatoriedad. Resulta curioso como muchos informes apuntan a que los usuarios están menos predispuestos a responder positivamente a una marca que se anuncia online y no le ofrece la opción de “saltar” la publicidad, para ir directamente al contenido.

 
Las agencias de comunicación subrayan que esta reacción se debe a que nos gusta tener control sobre nuestras decisiones. No queremos que nos obliguen a ver algo y nos sentimos mucho más cómodos si sentimos que somos nosotros los que llevamos las riendas.

 
Una cuestión de feeling que obliga a los expertos en publicidad a ser más creativos e innovadores en su lucha por crear spots que enganchen desde el primer segundo. Además el  mundo online permite para estrechar lazos entre marcas y consumidores, por lo que hay que esforzarse al máximo por evitar se intrusivo y generar experiencias frustrantes en el usuario. La era 2.0 permite a las empresas ser más empáticas, pero eso requiere que aprendan a escuchar.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.