¿Qué hacer para que triunfe tu app?

CC by Wolf Gang

CC by Wolf Gang

El auge de los dispositivos móviles ha cambiado nuestra forma de consumir y por lo tanto a modificado las reglas de juego que hasta ahora unían a clientes y marcas. En este escenario las apps tienen mucho qué decir. Pero si eres una empresa y te estás planteando crear tu propia aplicación móvil antes debes de tener en cuenta un par de factores.

Las apps no son una mini web, no hay que entenderlas de esta manera ya que su usabilidad y objetivos son totalmente diferentes. Lo primero que hay que cuestionarse es qué necesidad cubrirá cuándo salga al mercado.

Toda aplicación móvil que quiera tener éxito y no morir en el olvido tiene que hacer la vida del usuario más fácil, solucionarle un problema. Una app tiene que combinar lo mejor del mundo off y online y aportar algo más que la web.

 Generar experiencias al usuario siempre dará mejor resultado que utilizar nuestra app para ofrecer información básica sobre nuestros productos o servicios. Por ejemplo, un consumidor no se bajará una app para conocer las medidas o los colores en que está disponible un jersey, pero sí se la bajará si puede ver cómo le quedaría esa prenda a través de un sistema de realidad aumentada.

Y otra incógnita que hay que despejar es tener claro qué ganará mi empresa con una app. La respuesta es sencilla, potenciará su marca, le dará visibilidad, ofrecerá más servicios a sus clientes y aumentará sus ventas, en otras palabras: ganará dinero.

Primeros pasos

Es imprescindible estudiar el mercado antes de empezar a mover ficha. Hay que comprobar que existe un público potencial que usará nuestra app. Una vez hayamos confirmado su existencia toca elegir en que plataforma vamos a estar, la decisión es relativamente fácil ya que pese a que existen varias sólo hay dos protagonistas: Android y iOS.

Luego toca centrarse en el diseño, que debe de ser sencillo, limpio y sobre todo tiene que lucir la marca y también al fabricante. Además tiene que ser atractiva para el usuario que no sólo tiene que decidir que nos probará sino que nos usará de forma habitual.

El precio

Cada vez hay más aplicaciones móviles gratuitas lo que está provocando que el usuario esté menos dispuesto a pagar por descarga. Las empresas están capeando esta nueva tendencia con las versiones freemium, pero aún y así está claro que sólo sacamos la cartera  por aquellos servicios que nos aportan un valor añadido o que nos solucionan un problema. En otras palabras, nos cuesta pagar por un juego cuando existen miles que podemos tener de forma gratuita, pero sí utilizaremos la tarjeta de crédito para poder tener documentos word en nuestro ipad. Nos vemos obligados a ello.

Comunicación

Muchas empresas cometen el error de invertir grandes sumas de dinero en el diseño de su app y no hacer lo propio en su promoción. Existen muchas formas de comunicar una nueva app y lo bueno es que todas ellas se pueden medir y evaluar.

Contar con una agencia de comunicación es una buena opción ya que ellas son expertas en viralizar contenidos online y en despertar el interés de los medios de comunicación a través de notas de prensa, vídeos demostrativos, concursos en las redes sociales, etc. Una fórmula muy eficiente y que no requiere de grandes inversiones.

También es recomendable aplicar sistemas como el email marketing y el ASO (más conocido como el SEO de los móviles) que, pese a que pueden suponer un gasto mayor para nuestros bolsillos, ofrecen grandes resultado.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.