Por qué es importante tener una estrategia de comunicación para las Redes Sociales

structure-325514_960_720Cada vez son más las empresas que apuestan por tener un perfil corporativo en Redes Sociales. La mayoría de ellas llegan de una manera táctica, es decir, porque otros lo están. Sin embargo, pronto empiezan a ver los resultados y se animan a estar presentes también en otras socialnet. El problema es que esto se hace sin una definición de objetivos previa y sin una estrategia de comunicación, por lo que cada vez son más los perfiles de empresas en redes sociales que apuntan en distinta dirección a los objetivos de la compañía.

Para que todos los remeros del barco lo hagan en la misma dirección, es importante definir unos objetivos claros y diseñar una estrategia de comunicación para que todas las herramientas usadas vayan en la misma dirección. Las redes sociales son una herramienta más y no pueden ir desvinculadas, ese remo también tiene que ir al compás del resto para que el barco llegue a su destino.

Para hacer un buen plan estratégico de social media y que vaya al mismo ritmo que la empresa son necesarios varios elementos. Por un lado hay que conocer a nuestros posibles clientes, no solo por su edad o lugar geográfico sino también por su estilo de vida y sus intereses; así podremos identificar qué Redes Sociales usan e incluso para qué las usan. Una vez tengamos claro en qué socialnet queremos estar, debemos decidir qué necesitamos para estar presentes y con qué frecuencia queremos estar online.

No todas las Redes Sociales necesitan lo mismo. Hay plataformas como Twitter que requieren más actividad diaria pero no exige tener imágenes o largos textos; otras como Instagram o Pinterest exigen buenas fotos para captar la atención del usuario pero basta con hacer una publicación al día. No obstante, todas requieren interactividad con el usuario, es decir, cuando haya preguntas, dudas o comentarios debemos comentarlos; y debemos estar activos dando ‘me gusta’ a cosa que no son de nuestra empresa, haciendo retwits o compartiendo publicaciones de otros perfiles que pueden ser de interés para nuestros seguidores.

Para elegir una u otra, también debemos analizar nuestra empresa. Hay empresas muy visuales, por ejemplo, una floristería, una tienda de moda o un estudio de decoración que pueden encajar muy bien en redes fotográficas, sin embargo, hay otras como empresas de Big Data o de buzoneo a la que poner imagen le será complicado. Por otro lado, debemos ver nuestra disponibilidad de tiempo y de tecnología. Pues no podemos comprometernos a hacer un video diario para un canal en YouTube si no tenemos cámara de video ni tiempo para grabarlo.

Actualmente plataformas como Facebook permiten que sus publicaciones salten automáticamente en otras redes sociales pero… ¡cuidado! No podemos publicar en todas exactamente lo mismo. Cada social media tiene su propio estilo y sus propias cualidades que hay que aprovecharlas. No tiene sentido publicar en Twitter fotos sin texto, ni publicar en Instagram fotos de textos, aunque eso no quiere decir que se pueda hacer en alguna ocasión.

Las Redes Sociales pueden ser una gran aliada para la comunicación empresarial siempre y cuando se haga de una forma profesional y siguiendo una estrategia. Si abrimos perfiles que luego no actualizamos, que tienen un logo de baja calidad o no cuenta con imagen principal, estaremos transmitiendo valores negativos como indiferencia, poca profesionalidad, bajo compromiso… Si nos ocurre esto debemos tomar una decisión: cerrarla o profesionalizarla para conseguir ventajas y beneficios para nuestra imagen de marca.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *