La alfombra, un gran escaparate para las marcas

 

La alfombra, un gran escaparate para las marcasEsta semana los Oscar, a principios de febrero los Goya… Las alfombras se han convertido en un escaparate para las marcas. Diseñadores, joyerías, la industria del calzado y los complementos se vuelcan para estar presentes en estos eventos cinematográficos ya que no sólo atraen a posibles clientes sino que sirven como referencia de las futuras tendencias. ¿Cuántas mujeres piensan en vestirse de amarillo para su próximo evento? ¿Tendrán los vestidos de Manuela Vallés y María Adánez algo que ver?

Dicen que los Oscar son el escaparate más caro del mundo. Actrices como Angelina Jolie, Jennifer López o Meryl Streep piden hasta 250.000 dólares por llevar un vestido a los Oscar y cuando le pregunten “¿qué llevas puesto?” contestar tu marca ante 1.000 millones de personas. Pero también están las reporteras quienes son la base de la pirámide y también necesitan vestirse para la gala. Hay marcas que en los días previos a los sonados premios enviaron correos electrónicos a los medios de comunicación ofreciendo sus productos en préstamo para vestir a los periodistas asistentes con el objetivo de buscar publicidad de última hora.

Sin duda, el look lo completan las joyas. Los joyeros más prestigiosos prestan a las actrices collares, anillos y pendientes; eso sí, las acompañan un guardaespaldas para que no desaparezcan. Al parecer, Courtney Love perdió un conjunto de joyas valorado en 113.000 dólares.

Los tratamientos de belleza también ven la ceremonia como su mejor escaparate. Así se han hecho populares desde la regeneración de células de Angelina Jolie hasta la renovación de ADN de Sandra Bullock pasando por la radiofrecuencia favorita de Anna Kendrick.

En España, hemos podido ver durante varios años consecutivos como una conocida marca de zapatos calza a todas las actrices para los Goya. Incluso en una edición tiñó la alfombra de rosa.

Estos escaparates quizás se ven inalcanzables para empresas con poco presupuesto, sin embargo, siempre podemos encontrar una grieta por la que colarnos o trasladar la idea a un evento más cercano que nos pueda ayudar a llegar a nuestro público. Esa grieta puede ser regalar productos a ciertos protagonistas que quizás no están tan valorados pero estarán ahí. Un evento más cercano puede ser un festival en nuestra región o un evento que sabemos se publicará en los medios de comunicación pero sus protagonistas tienen que comprarse su propio vestido.

Seguramente muchos recordemos quien diseña las chaquetas de cocinero de Chicote pero sólo a esa marca se le ocurrió la idea. Agucemos el ingenio y busquemos esa oportunidad que aún nuestros competidores no encontraron.

 

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.