Las relaciones públicas, más allá del ‘free press’

 

Las relaciones públicas (PR) hacen parte del campo de la comunicación y son una de las herramientas de gestión clave en las empresas. Sin embargo, a pesar de ser materia de estudio por diferentes expertos, es un tema del que todavía se desconoce su alcance y la importancia que tiene dentro de las organizaciones.

Inicialmente, las PR fueron consideradas como un medio para persuadir y ganar la voluntad de las personas, pero poco a poco este concepto fue cambiando gracias al dinamismo del mundo actual y a las características del consumidor que este nuevo mundo implica, volviéndose más perspicaces y exigentes a la hora de elegir los contenidos y, por lo tanto, más difíciles de “persuadir”.

Ahora bien, a esta noción de manipulación que está atada al concepto de PR, se suma la malinterpretación en torno a las herramientas que se utilizan en la actividad. Una de ellas, la más reconocida es el ‘free press’ que, si bien es una de las tácticas que se implementa en una estrategia de comunicación, no es la única y no se puede catalogar como la gestión principal de las relaciones públicas. Es por esto, que hablar de relaciones públicas va más allá de la persuasión o de utilizar el ‘free press’ para presionar a un medio o a un periodista para hablar bien de una persona o empresa.

En la actualidad ambos conceptos se han transformado: por un lado, tal y como lo define la Sociedad de Relaciones Públicas de América, las relaciones públicas son “son un proceso de comunicación estratégica que construye relaciones mutuamente beneficiosas entre las organizaciones y sus públicos”; por otro lado, la práctica de ‘free press’ es una de las herramientas más eficaces para difundir información clave y de interés en torno a una empresa, para que consumidores, clientes y público en general esté al tanto de las noticias de la compañía.

Lee también: 7 diferencias entre el relaciones públicas tradicional y el PR 2.0

Si bien, el ‘free press’ es una estrategia potente en las PR, se debe tener en cuenta que estas no son solo para difundir contenido y aparecer en medios (impresos, radiales, audiovisuales o digitales); las relaciones públicas deben conocer el objetivo y la necesidad de una organización para poder anticipar, analizar e interpretar la opinión pública, las actitudes y los problemas que puedan afectar, las operaciones y los planes de una empresa para proteger y mejorar la reputación, estar preparados en temas de crisis, mejorar su visibilidad y fortalecer o cambiar la imagen de la organización.

Además, en PR se debe investigar, plantear y evaluar de forma continua, las acciones que se efectúan para cumplir con éxito los objetivos planteados por la organización, así que se debe entender el contexto en el que se desenvuelve, las necesidades varían dependiendo del sector. No es lo mismo aplicar acciones en el sector financiero que en el de tecnología o el de moda y tampoco, los medios en los que se despliegan.

Lo anterior va de la mano de la creación y supervisión constante de contenido de valor, pues este garantiza la calidad y transparencia de una organización, y a su vez tiene como principio establecer relaciones de confianza con su público objetivo para impulsar el compromiso con éste y… ¿por qué no? generar clientes potenciales.

Las RP son líderes en asesoramiento a niveles gerenciales para la toma de decisiones, por lo que deben conocer al detalle el contexto inmediato, nacional y global, de la organización para estar al tanto de lo que le puede afectarles positiva o negativamente. Las empresas tienen la difícil tarea de entender las PR más allá del ‘free press’, más allá de transmitir una idea, deben comunicar y ejecutar de manera asertiva y eficiente las estrategias para establecer y cumplir objetivos, planificar, presupuestar, capacitarse constantemente, es decir, administrar los recursos necesarios para llevar a cabo todo lo anterior.

Finalmente, más allá del ‘free press’, las PR se tratan de mantener una comunicación directa y honesta con el público a través de las diferentes herramientas para que el objetivo final sea que aquellos que reciban la información y los mensajes, comprendan lo que se quiere transmitir, quién lo está diciendo y generar impactos positivos para lograr posicionar una organización o marca.

 

Descripción del autor: Natalia Cárdenas es directora corporativa de Grupo Davinci Comunicación y Estrategia, comunicadora social de la Universidad Santo Tomás, con énfasis en comunicación organizacional; especializada en Mercadeo y Comunicación 2.0. Amplia experiencia en relaciones públicas, organización de eventos, gestión de medios, dirección de proyectos y comunicación integral. Alineada con conceptos de responsabilidad social y tendencias web.

 

Blogs:
http://plataformagadgets.blogspot.com.co/
http://ciudadplan.blogspot.com.co/
http://elblogdenataliacardenas.blogspot.com.co/
Empresa: www.grupodavinci.com.co
Blog de empresa: https://grupodavinci.wordpress.com/
Twitter de empresa: @GrupoDavinciCE

 

Lea además:

Cómo convertir las crisis de las empresas en oportunidades, a través de la comunicación integral

¿Por qué las empresas deben implementar la localización inteligente?

Utilizar Twitter en las Relaciones Públicas

 

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.