Sant Jordi, una oportunidad también para las pequeñas editoriales

 

Sant Jordi una oportunidad también para las pequeñas editorialesUno de cada tres libros en Cataluña se vende en Sant Jordi. En 2015 compramos un total de 1,53 millones de ejemplares para esta efeméride, un 4% más con respecto a 2014, según el balance denominado ‘Brindis de Sant Jordi’. Para aprovechar esta fiesta de la lectura, las editoriales se ponen las pilas para que sus títulos se cuelen entre los más vendidos.

El Día del Libro se celebra a nivel nacional, pero es cierto que en Cataluña tiene un especial arraigo y hasta las editoriales más pequeñas intentan abrirse un hueco gracias a estudiadas estrategias de comunicación para dar a conocer a sus autores y sus obras. Los medios demandan información con bastante antelación y las editoriales tienen que estar dispuestas y preparadas para ofrecérsela, no obstante, es importante que previamente se hayan fijado unos objetivos y mensajes para que cada acción vaya en la dirección adecuada.

Semanas o incluso un mes antes del 23 de abril, las editoriales comienzan a seleccionar a profesionales y agencias de comunicación en las que confiar esta actividad, en muchos casos, puntual debido a los bajos presupuestos que manejan. Lo mismo ocurre con autores independientes que consiguen publicar sus libros gracias a campañas de crowfunding o inversión privada.

Aunque es cierto que los best sellers ocuparán muchas portadas y grandes secciones literarias, el resto de la industria también se esfuerza por encontrar su hueco tanto en los medios de comunicación como en las ferias y los eventos organizados para esta efeméride. Es más, los periodistas literarios siempre buscan desmarcarse de los más vendidos y aportar ese título clave o destacar ese autor menos conocido que aporte valor añadido a su crónica, por lo que los pequeños sellos deben esforzarse por captar su atención y mostrarles sus novedades y apuestas para el 2106.

Pero en la Feria del libro no todo lo que se consume es en papel, los libros digitales cada vez tienen más peso en esta celebración. Según la tienda Kindle de Amazon.es, en 2015 se registró un nuevo record en la venta de libros en este formato y este 2016 se trabaja para conseguir que los autores puedan participar en la firma digital.

Una vez más, en la comunicación ayuda la originalidad como forma de llamar la atención tanto de los medios como de los lectores. Así pues, los profesionales diseñan estrategias con notas de prensa, periodistas y actividades que sorprendan pero también que ayuden a posicionar a la editorial y sus títulos.

Las librerías también juegan un papel importante el día del libro. Muchas de ellas han tenido que echar el cierre y las que sobreviven buscan atraer clientes y compiten directamente con los grandes almacenes y las plataformas online. Por lo que contar con un día en el que el libro es el protagonista y la gente sale a la calle dispuesta a no volver a casa sin su ejemplar supone una oportunidad de oro para hacer caja.

Como tampoco podemos olvidar que en Sant Jordi los lectores tienen la oportunidad de acercarse a sus autores preferidos, conseguir su firma e incluso intercambiar opiniones. Un encuentro mágico para ambas partes que debe gestionarse y organizarse con tiempo, así como informar debidamente a los medios de dónde se ubicará el punto de encuentro para que nadie pierda la ocasión de acudir.

 

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.