El valor de la audiencia social como generadora de contenido televisivo

community-150124_640Los dispositivos móviles nos acompañan al trabajo, viajan con nosotros en el metro y al llegar a casa ocupan un espacio en nuestro sofá. Vivimos conectados, permanentemente estamos compartiendo y generando contenido y esa interacción supone un premio y una fuente constante de información para las marcas.

 
Y si hablamos de medios de comunicación, en concreto de la televisión, podemos decir que la audiencia social, la que se genera a través de las redes sociales, está ganando peso como generadora de contenidos.

 
Las agencias de comunicación subrayan que las plataformas sociales, y  en especial Twitter,  ofrecen a las cadenas una gran cantidad de datos sobre los gustos de su audiencia, que son gratuitos y hay que analizar y estudiar para poder adecuar los contenidos al gusto del target televisivo. Ahí reside la clave, en que los medios aprendan a gestionar toda esta información para crear engagement con sus espectadores.

 
Más o menos tuits, una cuestión de edad
Respecto al valor que hay que dar a la audiencia social, los expertos en comunicación explican que todo dependerá del perfil del programa comentado. Por ejemplo, un espacio que vaya dirigido a un público más joven y por lo tanto más acostumbrado al uso de redes sociales sumará más actividad, que otro orientado a una audiencia senior y con una menor participación en las redes. Y esta diferencia debe tomarse en cuenta antes de afirmar que un programa es mejor que otro porque Twitter así lo indica.

 
Alguien puede pensar que los audímetros no son un sistema fiable para medir las audiencias, puesto que es difícil encontrar a alguien que tenga uno o que lo haya tenido, no obstante en  España se cuenta con una muestra bastante representativa, es más somos el cuarto país europeo con más audímetros y el séptimo a nivel mundial.

 
Compañeros de viaje
Los audímetros no tienen que temer a las redes sociales, no van a desaparecer porque hayan aparecidos otros protagonistas en escena. Esta nueva situación hay que verla como una oportunidad para ampliar datos sobre el comportamiento de la audiencia.

 
Además hay que tener en cuenta que la medición de la audiencia televisiva a través de los audímetros sigue siendo el baremo que fija los precios de los espacios publicitarios, pese a que algunas cadenas aprietan a los anunciantes con estadísticas que muestran cuántos trending topics han sumado en el último mes en busca del mejor precio.

 
Dicho esto parece evidente que las redes sociales se van a convertir en un nuevo instrumento para medir audiencias que complemente al audímetro, al poder ofrecer datos que no se quedan en el plano cuantitativo. No es cuestión de desbancar, sino de sumar.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.