Aumenta la importancia de la imagen de marca pero no su inversión

tick-313589_960_720Poco a poco las pymes españolas van dándose cuenta de lo importante que es cuidar la imagen de marca. Este cambio de mentalidad se está produciendo lentamente aunque sí es cierto que en los últimos años se ha acelerado debido a la crisis, que ha obligado a muchos negocios y empezar a operar fuera de nuestras fronteras.

 

 
Cuando una empresa inicia un proceso de internacionalización se da cuenta que para poder competir debe contar con una imagen fuerte pero que a la vez derroche confianza y profesionalidad. Unos requisitos que obligan a las marcas a empezar a invertir en este terreno, aunque lamentablemente este aumento de recursos es insuficiente y se acaba limitando a mejorar el logo, los catálogos o incluso la web corporativa sin contar con una estrategia de comunicación previa y profesionalizada.

 

 
Es muy importante que las compañías cuenten con un plan de comunicación trazado y a medida para alcanzar sus objetivos comerciales. Un recurso necesario y que no tiene por qué estar limitado a las grandes empresas, sino que las pymes también pueden aprovecharse de las ventajas de un buen branding para ver crecer su negocio.

 

 
El principal problema es la reticencia de las pequeñas y medianas empresas a invertir en este tipo de servicios. Aunque muchas desconozcan sus tarifas, su idea inicial es que supone un gasto elevado, pero no es así porque las estrategias de comunicación y marketing se diseñan a medida de las necesidades de cada empresa y además existe una gran cantidad de agencias de comunicación que también son pymes y ofrecen unos precios más que competitivos por un trabajo de alta calidad.

 

 
A la hora de crear una imagen de marca las pymes deben tener en cuenta los siguientes factores:
•    Definir el target objetivo. Tener claro a quién nos dirigimos (sexo, edad, preferencias, hábitos de consumo…) es imprescindible para crear y lanzar los mensajes adecuados para captar su opinión y conseguir atraerlos hacia la marca.
•    Elegir los valores a comunicar. Las marcas contra más sencillas mejor, por eso es recomendable que no se asocien a un sinfín de ideas sino que se limiten a transmitir 2 o 3 mensajes que les autodefinan a la perfección.
•    Coherencia. Las marcas no pueden confundir a su audiencia. Las estrategias de marketing y comunicación deben de ir en línea y promover siempre los mismos valores en cualquier tipo de terreno, on y off, y nunca olvidar que su logo debe ser siempre el mismo tanto en la web corporativa, como en los perfiles sociales de la compañía, así como en las tarjetas de visita o catálogos.
•    Presencia online cuidada y profesional. Cualquier empresa hoy en día tiene que estar en internet pero eso no significa estarlo de cualquier manera, sino que hay que seguir un plan de social media y desarrollarlo de forma profesional para que tanto la web como los perfiles sociales vayan en línea con los objetivos de la empresa. Crear contenidos interesantes, únicos y de valor de forma regular no sólo posicionará a la compañía en el mercado, sino que reforzará su imagen y la acercará a su público objetivo. En cambio contar con perfiles sociales sin actualizar otorgará a la compañía una imagen descuidada de la que es mejor huir.

 

 
Como veis la coherencia y la planificación estratégica son los dos ejes sobre los que debe sustentarse una imagen de marca efectiva. Todo lo que rodea a la empresa habla sobre ella, no sólo su logo por eso hay que intentar no sólo que nos guste gráficamente sino que nos defina y que nuestro target se sienta identificado con él. Recuerda, una marca es un producto y para venderla hay que saber comunicarla.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.