Ventas y comunicación, dos equipos condenados a entenderse

 

Uno de los principales errores que comparten pymes y grandes empresas es la falta de coordinación entre departamentos. Y entre todos ellos los que se muestran más reacios a formar equipo son precisamente dos que deberían ir de la mano tanto en la planificación como en la ejecución de las estrategias. Nos referimos a los departamentos de ventas y comunicación.

Existe una regla no escrita (y falsa, por cierto) en la que ambos departamentos deben luchar para demostrar que son mejores que el otro y esa enemistad no sólo crea un clima laboral poco saludable, sino que lleva a una competición absurda en el que la principal afectada siempre será la misma: la empresa.

En Agenciasdecomunicacion.org estamos convencidos que la unión hace la fuerza y que la colaboración estrecha y coordinada del departamento de ventas y el de comunicación sólo puede llevar a un camino: un aumento de productividad de la empresa. No obstante, es muy curioso que la mayoría de empresas caigan en el error de separar estas dos áreas e incluso de hacerles competir, cuándo lo que deberían hacer es sentarse a definir un plan de acción y ejecutarlo de la mano. Deben aprender a comunicarse.

Pongamos un ejemplo, imaginemos que una compañía quiere ampliar su plantilla y opta por poner un anuncio de trabajo gratis en la red. Los expertos en comunicación serán los encargados de redactarlo y hacerlo atractivo, pero será el equipo comercial el que seleccionará la plataforma más interesante para anunciarse en función del número de visitas que sume y del perfil del trabajador a seleccionar. Si una de estas dos partes falla es evidente que la búsqueda no tendrá final feliz, que la empresa habrá invertido tiempo y recursos y que ambos equipos pueden llegar a sentir que han fallado simplemente por no haberse sentado a hablar sobre ello.

Otro caso sería el desarrollo de una campaña de comunicación en los medios, aquí no sólo es necesario que los expertos en comunicación creen un contenido interesante, novedoso y nada comercial, sino que también es imprescindible conocer bien cuál es el target al que se quiere llegar, sus dudas, sus debilidades y sus anhelos, para poder ser efectivo. Esto sólo lo lograrán si ventas les ayuda, ya que es el departamento que tiene una relación directa con el comprador y, por lo tanto, el qué más le conoce.

Trabajo en equipo

Y es que el departamento de comunicación puede ser muy bueno creando estrategia o aportando un punto de creatividad a sus propuestas para conseguir nuevos leads, pero sin un equipo de ventas que trabaje estos contactos y los convierta en clientes el proyecto no acabará de despegar y, por lo tanto, el crecimiento de la empresa se estancará.

Para huir de este escenario que hemos dibujado, el primer paso que hay que dar pasa por crear equipos de trabajo mixtos entre ambos departamentos y en los que se pongan en común los proyectos a realizar. También es importante que cada empleado conozca en qué consiste el trabajo de los demás para poderlo valorar y crear un sentimiento de pertenencia al grupo. Si no se logra un clima en el que la comunicación sea total y bidireccional, ya está fallando la sincronía.

Incluso se puede optar por crear una estrategia de comunicación interna más lúdica, como los team buildings que permitirán a los trabajadores mirarse los unos a los otros sin las etiquetas de “ventas” o “comunicación” que les clasifican a diario.

Sería conveniente buscar un agente comercial y un experto en comunicación con capacidad de liderazgo y con mente abierta para que capitanearan estos dos equipos y fomentaran el trabajo cooperativo. Unos perfiles que a veces se pueden localizar dentro de la misma empresa, y en otras ocasiones tendremos que encontrarlos fuera, pero que serán de gran valía para la coordinación interna de estos departamentos.

Así que para no hacer perder tiempo y dinero a la empresa y para que los empleados no se frustren, colapsen e inicien guerras internas innecesarias, lo mejor es establecer unas pautas de trabajo colaborativo en pro de unos objetivos comunes, pese a que a primera vista estos dos departamentos partan de enfoques diferentes.

 

Lea además:

Consolidar un equipo de ventas, tan importante como el marketing

Equipo Online: ¿con qué personal debe contar mi empresa?

Cómo hacer que la campaña de tu empresa funcione: el equipo, la clave

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *