Tres razones para desarrollar una web a medida para tu empresa

 

El desarrollo de la web de una marca es imprescindible para mantener una acción comunicativa digital eficaz. La propiedad digital con más potencial para cumplir los objetivos de marketing de un negocio es, sin duda, su página web.

Probablemente, los responsables del negocio que han decidido que ha llegado el momento de tener una propiedad digital, o en todo caso reformarla, tendrán que decidir entre dos opciones: desarrollar la web por su cuenta o contratar un servicio externo.

En cualquier caso, hay dos estrategias válidas para el desarrollo de una web: utilizar una plantilla predefinida o el desarrollo a medida. Evidentemente, la diferencia entre las dos opciones radica en los requisitos técnicos y el presupuesto asociado.

 

Lee también: Orden de prioridades para planificar la nueva web de tu marca

 

A continuación, expongo 3 razones principales por las que es habitual decantarse por un desarrollo web a medida:

 

Diseño exclusivo

Las plantillas predefinidas suelen ofrecer varios niveles de personalización para el diseño de la web. En muchos casos, las opciones permiten el cambio de colores, tipografía o layout, entre algunas opciones preestablecidas por el proveedor.

Es posible crear un diseño que exprese la identidad de la marca con una plantilla, pero para lograrlo se debe invertir tiempo en la búsqueda de la plantilla idónea, su posterior prueba y finalmente la configuración manual de los parámetros.

Debido quizás a la falta de planificación, habitualmente se selecciona una plantilla sin antes definir los aspectos de diseño requeridos, por lo que puede desencadenar situaciones de frustración o una desconexión total entre la imagen de la web y la identidad de la marca.

Si la identidad en la web de una marca es importante para los objetivos de la misma, una de las razones más potentes para desarrollar la web a medida es la posibilidad de diseñar la web desde cero. Además, será muy positiva la participación de diseñadores gráficos en el proceso, junto a los desarrolladores (programadores).

 

Funcionalidades avanzadas

Desde la aparición de páginas web con características complejas, como las redes sociales, una página web puede denominarse aplicación web. Una aplicación web, por definición, permite y facilita acciones interactivas entre el visitante y la web, que en definitiva se trata de un programa.

El caso más común de acción interactiva es, por supuesto, el formulario de contacto. Una acción simple en la que el visitante puede enviar un mensaje a una dirección de correo electrónico rellenando unos campos preestablecidos.

A partir de aquí, hay infinidad de posibilidades. Tantas, que muchos negocios basan su modelo en las propias funcionalidades de su aplicación web. La web de una marca es una aplicación web y ofrece al visitante acciones establecidas. Cuando se decida incluir funcionalidades avanzadas, quizás con el objetivo de aportar un valor añadido o desmarcarse de la competencia, es razonable seguir la estrategia del desarrollo web a medida.

¿Qué acciones de comunicación con tus usuarios y/o clientes quieres automatizar para mejorar tu negocio?

 

Capacidad para mejoras modulares

Acabo este artículo con la última razón para considerar el desarrollo web a medida: la mejora continua y modular. Siendo la web una propiedad que puede caer en la obsolescencia rápidamente, la capacidad de mejora incremental es un factor a considerar.

Cuando la web de una marca tenga potencial para incluir nuevas funcionalidades regularmente, será imprescindible contar con un sistema modular que permita aprovechar la mayor parte de trabajo realizado hasta la fecha.

 

Descripción del autor: Amadeu Arderiu es ingeniero industrial y programador autodidacta en Sirvelia; un equipo de desarrolladores especializados en las soluciones web totalmente a medida, sin plantillas de terceros.
Twitter: @sirvelia

 

Lea además:

Seis errores frecuentes al diseñar una web para empresa

¿El diseño elegido para tu portal Web es el adecuado?

El principal error de las web corporativas: el EGO

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *